lunes, 30 de noviembre de 2015

Woody

 

    Esta mañana en el bar todo flota en el ambiente literalmente. Tengo la música a tope en los auriculares y observo como la gente intenta comunicarse en una pantomima absurda.

    En la tele como siempre está el telediario. La presentadora está todavía más guapa con el pelo corto.

    Imagino que deja de leer las noticias y que escapa de la pantalla por un momento, como un espíritu, como un fantasma para sonreírme y revolverme el café.

    Si estas cosas ocurrieran, aunque sólo fuera de vez en cuando, el café estaría siempre más dulce y la vida sería como una película, de Woody Allen.

 

domingo, 29 de noviembre de 2015

De menos



 Echo de menos tus cartas y tus llamadas a deshora, hecho de menos tu fuerza y mi alegría, si es que alguna vez la tuve.

¿Como saber si alguien ha pensado alguna vez en uno, si no ha sido abandonado también en el pensamiento?

  La china que atiende el bar se toma un té y yo  ya no pienso en llamarte, aunque ya hayan pasado varios meses desde tu cumpleaños.

  El viento me dice que no me preocupe por nada nunca más, que todo se pasará rápido, que todo en la vida es como él: Como una ráfaga de aire.
 



jueves, 26 de noviembre de 2015

Lo que trasciende

 

    Me fijo en las imágenes de los niños Sirios ahogados, en la del helicóptero caído en el océano , veo el telediario.

    Pienso en la película  "El niño" que está ambientada en  el Estrecho de Gibraltar con su tráfico de drogas, Este tráfico, en general, no trasciende.

    Todas estas imágenes que nos hacen llegar son lo que trasciende.

    Hay un juicio televisado pero miles de juicios se producen al mismo tiempo en España, cada uno con su drama, pero no trascienden.

    Las noticias no nos ofrecen la realidad, crean un mundo en nuestros cerebros en el que se mueve sólo lo que trasciende, lo que ellos quieren que sea cierto.

    Las noticias podrían fácilmente completarse con la realidad de muchas formas pero la más sencilla sería recurrir a las estadísticas, cosa que también hacen cuando les interesa.

     Tras la noticia del juicio de la muerte de la pobre niña Asumpta  se podría decir; en España hay al año tantos juicios por asesinato, de los cuales tantos se resuelven a favor de la defensa y cuantos a favor de la acusación, por ejemplo.

    Las estadísticas sólo se dan cuando es pertinente para que nuestro cerebro acabe de crear  ese mundo de opiniones distintas, pero  muy limitadas, a cuatro o cinco opciones políticas, limitadas a unos pocos temas de actualidad que la clase dirigente elige a base de mítines y de globos sonda o declaraciones en tal o cual momento,

   Esto pasa a escala  global, pero también en nuestros pequeños entornos que quedan atrapados en esta esta pseudo -realidad a la que se puede calificar, siendo condescendientes, de realidad limitada  en vez de aumentada ( eso sólo ocurre cuando te pones unas gafas y de tu consola de juegos surge en " tres d" un dinosaurio).
 
     La realidad está aquí, la realidad de las personas de las que nunca se habla  y que nunca trasciende,

     Para que esta realidad aflore a la superficie hay que hacer un esfuerzo, apagar la radio, la tele, incluso internet y salir de la caverna o si se prefiere de la madriguera,




miércoles, 25 de noviembre de 2015

Invierno



  Hace frío y las hojas de los árboles corren a ras de suelo junto a los ventanales del bar . La puerta está abierta. Pienso en marcharme pero se bien que en otro lugar no estaré mejor. En otro lugar será la música , la tele o de nuevo el frío o el ruido o todo a la vez. Tampoco se si en otro lugar escribiré mejor  aunque lo dudo.

  No recuerdo que antes me pasara esto, aunque sospecho que  las cosas han sido  siempre así y que lo que ha aumentado con el tiempo, es el peso de la carga que se va acumulando en el cuerpo y también la forma de llevarla, con un auto-engaño lleno de complicidad conmigo mismo,

 
   Es inevitable, es mi carácter, se que pronto me iré a pasar frío en otra parte, para poder volver a quejarme.

 

martes, 24 de noviembre de 2015

Predicadores



      Me siento de nuevo en el café y al lado de mi mesa se acomodan dos de los tres extraños personajes que en estos últimos tiempos van por las calles de Zaragoza con una cruz grande hecha con dos palos de escoba adornados con flores, cantando y predicando que Dios nos ama. A veces incluso mientras caminan unos cantan y el otro toca al unísono la armónica,

      Toman un café solo y un cortado y van al baño por turnos. Esto último me revela que  también son humanos, a pesar de su aspecto y de su actitud y no reencarnaciones de los mismísimos Apóstoles o de Ángeles venidos del pasado remoto o incluso del tiempo del mismo Jesucristo.

      Me pregunto que pasaría si en vez de consignas religiosas hicieran proselitismo de otras causas. Seguro que aparecería la policía, aunque a lo mejor me equivoco y la policía en este caso no actúa por la misma razón inexplicable por la que nunca molesta a las charangas,

      De todas formas las cosas suelen ser lo que parecen es decir que me inclino por el respeto policial a la religión mayoritaria del país.  Si yo bajara con mi guitarra a cantar unas cuantas de Bob Dylan la pasma me aplicaría sin duda las ordenanzas municipales que para músicos no religiosos se aplican, como debe ser a la perfección.

      Estos otros, los Predicadores aún tienen mucha recorrido por delante, los demás como siempre amigo Sancho, con la Iglesia hemos topado.

lunes, 23 de noviembre de 2015

Desgastándose



Hay en el bar hoy un silencio extraño. No. no es exáctamente silencio. Las cosas se siguen oyendo, el molinillo del café, la voz del camarero, la música con su selección de los años ochenta. Todo está pero a bajo volumen.

 Es como si todos los aparatos y todas las personas que de forma habitual. luchan por estar a un mayor volumen y tener el odioso protagonismo de ser los más ruidosos, se hubieran rendido todos en un solo momento.

  El resultado no es una calma plácida y plena, es una calma llena de vacío, una calma de energía exhausta. No creo que sea porque sea lunes.

 El mundo se está desgastando o por lo menos el mío, el que yo percibo dentro de mí.




domingo, 22 de noviembre de 2015

La Marquesina.

 

      Me siento en la marquesina de la parada de varias lineas de autobuses y pasado un rato advierto que aquí en la calle todo es pasajero, las sombras, la luz, los ruidos, el sol y sobre todo la gente.

      Aquí logro pasar desapercibido, o eso creo, saco mi libro mientras hago como que espero y los que me ven sin duda piensan que es otro autobús el que yo espero y en cierta medida es cierto.

      Empieza mi ensoñación y con ella mi viaje a mi interior y entre mis divagaciones y mis pensamientos empiezo a sentir que  a unos se les da el poder asistir a la vida que nace, al llegar de sus hijos que le continúan y a algunos sin embargo se les da el poder llorar en sueños y despertar dentro de una pena que es antigua, desconocida , profunda y densa.

     Unos se pasan la vida allí fuera viviendo y otros la viven por dentro, pensando, leyendo, escribiendo.



sábado, 21 de noviembre de 2015

Plateada

   


Tengo una caja plateada, te cabría en una mano. Por dentro está forrada de terciopelo rojo. Si tu la abres parece que dentro de ella sólo hay aire, pero si la cierras. allí  acuden a descansar todos mis pensamientos.
   
 Poco a poco,mientras tú te vas y llega la noche, mis pensamientos escapan por el hueco de la cerradura y corren a refrescarse en los ríos y en las las lagunas y es allí, en sus lechos y no en ti, donde van dejando su huella profunda indeleble y perfecta.

jueves, 19 de noviembre de 2015

Pequeño

 

   Es muy pequeño, insignificante, minúsculo, lo que un ser humano es capaz de negarle a otro un día tras otro, estúpidamente. sin sentir remordimientos, sin ponerse es la piel del otro, sin empatía posible, sin sentir la humillación y la tristeza que esto le supone al que lo pide.

    El que no lo da es miserable y despreciable pero él no se siente así. tiene dentro tanta estulticia y tanto resentimiento como para poder  justificar, con unas cuantas palabras, lo que dejó de hacer, lo que no vio, de una forma razonable, lógica, objetiva, fría y por tanto sin sentimiento alguno.

    Es por esto, además, que es el que pide quien se siente miserable y despreciable, sobre todo cuando lo que se pide es solamente un pequeño gesto. porque piensa ¿ Ni esto  tan pequeño me da?  ¿Menos que esto que pido valgo entonces yo para el otro?.

    Es un no ceder nunca obtuso  lo que le quita el sentido a la existencia y a la vida del otro, con una crueldad inconsciente, egoísta, insensible. Silenciosa al principio y después de la caída, silenciada.

     Es eso y nada más lo que nos pone a diario al borde del precipicio.

   
   

miércoles, 18 de noviembre de 2015

La Luz

 

  Pasan las noches y no puedo dormir, al fin lo asumo, me visto y salgo a la calle. La noche es fría y está llena de niebla.Camino hasta perderme .

     A la izquierda en un callejón, junto a un contenedor de escombros de obra, veo una especie de luminiscencia extraña que sale de debajo de una tapa del alcantarillado, resbalando hacia fuera por su borde redondo.

     Observo detenidamente la luz y tras pensarlo un momento rebusco en el contenedor un hierro con el que hacer palanca y abrir la tapa.

     Al hacerlo descubro asombrado que bajo el agujero, se esconde una habitación sin puertas ni ventanas de unos cuatro metros y medio de profundidad llena de un  agua clarísima. Es una habitación infantil y la luz proviene de la lámpara de la mesa del niño que vive dentro. Lo veo dormitando vestido sobre la colcha de su cama.

martes, 17 de noviembre de 2015

Morfeo

     

        Una vez más justo antes de acostarme mi mente me seduce. Salta una idea en mi cerebro, entre los matojos del sueño y de la modorra. Una idea nueva que corro a apuntar en  mi cuaderno.

         Es mi mente que no quiere desconectarse, ceder, que lucha contra el sueño como se lucha contra una muerte pequeña, contra la hibernación, contra el letargo. Es su instinto que no quiere dejarse morir, ni siquiera por unas horas.

          Entonces apunto sus ideas y le hago creer que son brillantes, para que se quede satisfecho e incluso henchido de orgullo,  mi ego,  y se vaya contento y relajado a dejarme dormir, por fin en paz.
 

lunes, 16 de noviembre de 2015

Tarde



  Han vuelto ha llegar tarde. La policía llega al escenario del crimen y vela por el cumplimiento de la ley tarde, después deque el mal ya esté hecho.

   Los bomberos llegan inevitablemente tarde al lugar del incendio, siempre después de que este se declare. Así es su trabajo.

    Por lo visto no hay manera humana de prevenir. La justicia llega tarde, si es que llega. El remedio siempre es posterior a la enfermedad.

domingo, 15 de noviembre de 2015

El Café Universal

 


    Me siento a leer y a escribir en la más iluminada de las mesas del Café Universal. Son las seis y media de la tarde y ya es de noche, menuda mierda lo del cambio de hora.

    En la mesa de al lado dos lesbianicas charlan e intiman, chico, da gusto que la gente se quiera.

    Levanto la cabeza y también me reconforta que los sitios no cambien, que de algún modo, conserven su espíritu a pesar de los cambios en la decoración.

viernes, 13 de noviembre de 2015

Cascos



 En todos los cafés a los que voy tarde o temprano tengo que ponerme los cascos para  dejar de oír las conversaciones de los demás.

  Parece mentira la cantidad de personas que hablan alto para que les oigan desde cualquier punto del bar, que afán de protagonismo.

  No se si es que no se dan cuenta de que además de ellos hay más gente en el mundo o si es que si que se enteran, pero creen que los demás estamos deseosos de escuchar sus opiniones, sus gustos y sus comentarios;

- ¡¡¡¡¡Pues esos programas como supervivientes, gran hermano, la aventura en pelotas y todos esos me encantan, es que me chiflan!!!! Grita con gran energía una chica al mismo volumen que el que usaría si estuviera pidiendo auxilio en un incendio rodeada por las llamas  (Qué hermosa visión)

jueves, 12 de noviembre de 2015

Salir del armario.



  Hace años eran los homosexuales los que tenían que salir del armario. Hoy somos los enfermos de depresión y las personas que hemos sufrido malos tratos o abusos, los que debemos reconocernos ante los demás como seres humanos visibles que también forman parte de la sociedad, para erradicar  así la violencia física, psíquica y sexual que se ejerce contra los niños de hoy día, contra los niños que fuimos.

   También para que disminuyan la desatención, la negligencia el abandono físico y el emocional, de que son objeto los niños por parte de los adultos y en definitiva, la estupidez y la violencia con que trata el mundo a la infancia.

 Se nos tiene que ver para comprender porqué más de tres mil personas se suicidan al año en España, muchos de ellos a consecuencia de las secuelas de estos malos tratos, que se manifiestan con toda su crudeza en la edad adulta.
 
  Sus vidas valen tanto como las de las mujeres lamentablemente asesinadas a manos de sus parejas o como las que desgraciadamente mueren en accidentes de tráfico.

  De los suicidios nunca se habla porque son la constatación del fracaso de toda una sociedad, no de la economía, no de la  derecha, ni de la izquierda, o del centro, o de las políticas sociales, ni de la iglesia, ni de la patronal o los sindicatos sino de todos y cada uno de ellos sin excepción.

  Basta ya de ficción, de entretenimiento, de estadísticas, de cifras y de cuentas. O se habla de los problemas reales de la gente, de los exteriores, de los materiales, pero también de los interiores, o al final algunas de las víctimas e incluso algunos de los supervivientes, se verán tentados a usar la violencia, siempre conforme al imperio de la ley: En defensa propia y a veces incluso, como dicen las estadísticas contra ellos mismos.

 

miércoles, 11 de noviembre de 2015

Perro guía Labrador

 

 Oigo las campanas de una iglesia cercana en un café, Entra un invidente con su perro labrador ( como me gustan esos bichos) .
     No puedo evitar pensar  en que  ese señor lleva su invidencia mejor que yo mi depresión, él lleva mejor su vida.
     Me parece que voy a ir a una de esas asociaciones de personas que sufren depresión y ansiedad, me figuro que en una asociación similar le darían al ciego su perro.

     Miro detenidamente al labrador, se ha tumbado en el suelo totalmente sumiso y me da mucha pena. No sólo hay que ponerse en la piel de los humanos, el perro tiene una mirada triste llena de melancolía como la mía, a él también le han pasado por encima.

   Busco algo en el bolso y mientras el ciego y el perro se han ido sin que yo los haya visto.

    El bar es pequeño. Voy a ponerme a leer para que no se note que estoy triste o incluso pensando o que simplemente me falta el aire.

martes, 10 de noviembre de 2015

Canto



  Hace poco descubrí porqué siempre quise cantar:

  Mi canto es un llanto de apego no correspondido.

 La soledad de un bebé que llora y no es atendido es una soledad indefensa y siempre lo peor de la soledad, es sin duda el silencio.

  Es para llamar a la madre y para evitar el silencio que se produce cuando ella no viene, que el bebé llora y oye así por primera vez su propia voz y con su voz como único recurso, comparte una soledad y una angustia absolutas.

  Luego , de mayor, aprende otros métodos de conjurar la soledad y a veces le basta con leer, con jugar solo, con tocar, con escribir, con tener gato, le basta con encender la tele, o acompañarse con la radio y a veces canta y otras veces enferma y nada le basta.

  Hay quien mira su propia sombra, quien habla solo para no estar solo, como quien juega solo una partida de ajedrez y hay quien lanza al aire cantando, su propia voz, para que esta le haga de nuevo compañía.

 Es por tanto nuestra voz, antes incluso que nuestra propia  sombra, nuestra primera compañera.

lunes, 9 de noviembre de 2015

Gatos callejeros. Un momento mágico.



Queridos amigos: Parece mentira, con lo poco que piso la calle la de cosas que me pasan:
Esta viene de lejos. Hace unos meses los Juanita Calamidad nos cambiamos de local de ensayo y por tanto cambió el recorrido que hacía para ir y sobre todo al volver a casa. Una noche, serían ya las 21,30 o las 22, vi a lo lejos, entre las sombras de una acera mal iluminada, junto a un solar, a un hombre agachado y en la distancia pensé que era un indigente que buscaba algo o que estaba intentando entrar en el solar, luego al acercarme más distinguí que llevaba un chaleco reflectante del ayuntamiento y cuando ya estuve al lado me di cuenta de que tenía que salir de la acera y caminar un trecho por la calzada para no molestarle, porque aquel señor estaba absolutamente rodeado de gatos.
Entonces lo entendí, era un voluntario del ayuntamiento  del servicio de control de gatos.

sábado, 7 de noviembre de 2015

Auto enrronandose



  ¿Cómo es esto posible? llego al médico a renovar la baja por enésima vez y entablo conversación con una mujer que viene también a recoger, también por enésima vez, la baja de su hija , a la que tienen que trasplantar la cornea. Me  dice que lleva un año yendo todo los viernes porque su hija no puede y va a estar así hasta que la operen y que muchos viernes llega tarde al trabajo por eso.

   A los dos nos parece absurdo porque si no hay un alta del médico especialista correspondiente ¿No es absurdo hacer perder el tiempo al enfermo o a sus familiares y a los médicos que tienen que dispensar estas renovaciones y después tramitarlas del modo que corresponda? además de a los otros pacientes que hoy, por ejemplo, tienen por delante a dos personas, ella y yo mismo, que sólo vienen a recoger un papel.

viernes, 6 de noviembre de 2015

Oro



  Una chica en vaqueros y sandalias hace salir de la joyería a un hombre que lleva con él una llave para sacar del expositor de la calle un collar.

  La chica se va tan contenta con su joya. Nunca lo he entendido,lo de las joyas, el oro y los oropeles, pero han sido estos los que han marcado la vida de los seres humanos.

   La corona del Sacro Imperio Romano se pagó con el oro de América. El oro se transforma en soldados y estos en sangre y con ella se escriben nuestras vidas y nuestra historia.

jueves, 5 de noviembre de 2015

Vientos



    Que bonitos nombres tienen los vientos, el Noto, el Euro, el Cierzo, el Mistral.

    Es necesario pensar en algo, preferiblemente hermoso, porque la tristeza detiene  tu vida, la vacía una y otra vez y por mucho que intentes llenarla de cosas, de lecturas, de canciones, de películas, de escritos etc... está allí agazapada con el cubo de la basura preparado, esperando para llevarse otra vez  tus ilusiones, tus esperanzas y tu "todo", como hacen también ,si se encrespan, los vientos.

miércoles, 4 de noviembre de 2015

La espuma de los días



     La espuma del café  me recuerda hoy inevitablemente a "La espuma de los días" de Boris Vian .

   Hasta qué punto he vivido dentro de los libros que las referencias  reales me llevan a las literarias y no al revés.

   Poco  a poco te vas dando cuenta de estas cosas. Cuantas horas de lectura, cuantas horas leyendo y deseando en el fondo no estar tan solo.

martes, 3 de noviembre de 2015

Esponja



 Cuando entro en la ducha y mientras pruebo el agua, aprieto con la mano la esponja para vaciarla del agua que se ha ido enfriando dentro de ella durante la noche.

 Pienso que así son mis pulmones , como esponjas llenas de pequeños agujeros oprimiéndose desde dentro contra mi caja torácica, quizá  por el asma, por el cambio de tiempo, o quizá por el propio pasar de las cosas de la vida, con su dolor y sus penas.

  Me ducho, salgo , me seco y recurro sin muchas esperanzas, al salbutamol.

lunes, 2 de noviembre de 2015

Ruido de fondo



 Hay una señora que habla y habla en un tono grave y otra que escucha y calla. Ella es  como un autobús con su motor implacable, que acaba acallando a los viajeros, al final, con su insistencia, al cabo de las somnolientas y monótonas horas de viaje.

  La señora es solo un ejemplo.  No nos damos cuenta de todo este ruido de fondo que poco a poco subyuga nuestra voz exterior y al final, con su ruido constante y sordo  también consigue silenciar la voz del propio interior.

domingo, 1 de noviembre de 2015

Más

 

    La noria, la necesidad de elevarse, de trascender, la vanidad. Las cimas, los retos, ser más," más rápido, más alto, más fuerte" que los demás.

  Toda esa fuerza, que es casi toda la que la humanidad posee, desperdiciada en competir yendo por el mismo camino, en paralelo, dando vueltas sobre nosotros mismos, luchando, agrediendo, destruyendo, en vez de ser concentrada en un objetivo común: cooperando construyendo. No sé cómo, pero todos en el fondo sabemos que debemos cambiar.