miércoles, 28 de diciembre de 2016

Paisaje



De país paisaje, de pasar pasaje, pasaje y pasajero, lo que pasa también es, como se sabe, pasajero.

Conductores, pasajeros, ninguno se mantiene en su lugar. la diferencia es que uno lleva el timón, un timón ficticio que no sirve para llegar a ninguna parte que sea nueva.

Todos ellos se entretienen unos a otros dándose conversación.

lunes, 26 de diciembre de 2016

Planeta habitable.



Leo en alguna parte  que a veinte años de viaje espacial, viajando a un veinte por ciento de la velocidad de la luz, lo que es de momento imposible, podría llegarse al exoplaneta Próxima B  que podría tener atmósfera y que está orbitando alrededor de la estrella más cercana a nuestro sol Próxima Centauri

Por otro lado leo, vete a saber dónde, que se especula con que tras la nube de Oort, situada más allá de Plutón, el Sol podría tener una estrella con la que formaría un sistema binario.

Esta pista no es nueva, los astrónomos han sabido a lo largo de la historia de la existencia de planetas como Urano y  Neptuno  que no podían ver, pero sabían que tenía que haber algo más para que las órbitas de los planetas conocidos fueran como son,  tenía que haber otros cuerpos celestes que influyeran en sus ellas.

A medida que  se iban mejorando los medios de observación se cumplían sus predicciones, lo que nunca pudieron precisar con exactitud fue si había muchos planetas pequeños, o unos pocos grandes. Nunca se les ocurrió pensar que podría haber otra estrella.

¿Cómo no se les ocurrió? muy fácil, nunca pensaron que algo tan grande pudiera estar oculto, esto sería posible por estar en nuestro mismo plano, por estar tras la nube de Oort que la ocultaría  y por estar también a una distancia nada despreciable.


Estoy de acuerdo, todo esto no son mas que especulaciones sacadas de internet pero nos brinda una imagen poética grandiosa: La humanidad buscando un planeta al que poder viajar cuando el nuestro ya no sea habitable sin saber siquiera si hay una estrella hermana del Sol y sin saber si tiene otros planetas girando a su alrededor.

Como siempre  buscando luces lejos sin poder ver las de cerca.

http://elpais.com/elpais/2016/08/24/ciencia/1472055229_085556.html

viernes, 23 de diciembre de 2016

Los gatos vigías



Paseo entre la niebla y miro hacia ella entre los árboles, sigo los cables eléctricos y me fijo en una ventana por la que vigilan un par de gatos.

Sus dueños les dejan mantas en los alféizares para que se entretengan entre sesteo y sesteo. Uno de ellos se pone al acecho, ha visto una paloma a través del cristal.

Pienso en lo rara que es la vida, estoy seguro de que el gato quiere estar donde estoy yo, y yo querría sin lugar a dudas estar donde está él.

jueves, 22 de diciembre de 2016

Niebla

La niebla me entorpece y al entrar en el bar sin darme cuenta se cuela dentro de él conmigo, no logro meterla en el mis bolsillos. Se posa en una mesa, en medio de dos chicas que se besan. Son jóvenes, libres y con su calor la disipan librándonos a todos de su humedad, de su tristeza y de su frío, en un único instante que está fuera del tiempo.

miércoles, 21 de diciembre de 2016

Cambio

Cambio de lugar contigo, tú también cambias,te vuelves distante o quizá ya estabas lejos cuando te veía menos, así que, aunque estés más cerca físicamente me siento más solo que nunca.

Más sólo aún que cuando estabas lejos y yo te creía cercana en mis pensamientos.

martes, 20 de diciembre de 2016

Ventana y pupitre

El tamiz de la niebla produce una luz uniforme y mustia como de tubo fluorescente.

Todo es una gran sombra, el mundo hoy está tórpemente iluminado.

Los cuerpos se encogen y me reencuentro con mis días de escuela, días sin escapatoria posible. Mi pupitre tantos años junto a la ventana, caprichos de un orden de lista inalterable en el colegio de curas.

Tiempo en bloque, comprimido como la masa en un agujero negro.

Dejaron sin matices nuestra infancia, sin cambios, inmutable, y hubieran hecho lo mismo con todas nuestras vidas si gracias a Dios no se lo hubiéramos impedido.

lunes, 19 de diciembre de 2016

¿La música es matemática? Vamos, no me jodas.




 Algunos científicos y de entre ellos los matemáticos, no contentos con los muchos avances logrados en sus disciplinas no han dudado en querer apropiarse de cosas que no entienden, como es el caso de la música.

Los filósofos griegos, describieron el mundo con bastante precisión, los átomos, a  tomo= algo indivisible, sin partes, al que  todavía no se ha llegado, por poner un ejemplo.

Pitágoras, otro filósofo, describió la música y halló sus propiedades, digamos que la midió por dentro, pero la medida de una cosa no es su esencia. Eso sería como decir que la esencia de una farola es "matemática" porque mide cuatro metros, o que las peras son algo matemático porque se puede contar. A nadie se le ocurriría decir semejante sandez.

Que las cosas se puedan contar no las hace "matemáticas",  además la música es ante todo emoción y sentimiento, cosas que ni siquiera se pueden medir.

 Al tocarla y escucharla se ponen en marcha múltiples áreas del cerebro, tantas que se podría decir que es la actividad mental más completa jamás creada. mucho más completa que la actividad científica que sólo abarca el pensamiento abstracto. En la música interviene el tacto, el oído, el pensamiento abstracto, también la medida de las cosas, el tiempo, los músculos, el lenguaje, la comunicación, la inteligencia social, la emoción... en resumen, todas las capacidades humanas, físicas y mentales.

Fue creada antes que las palabras, viene del llanto y merece consideración y respeto.

Pd: Por cierto ¿Os acordáis que nos decían que no se podían sumar manzanas con peras?  Yo creo que sí que se puede:  2 manzanas + 3 peras= 5 piezas de fruta. Con el lenguaje sí que se puede. El lenguaje y las palabras que todo lo alcanzan y las matemáticas, valiosas en si mismas son eso, un lenguaje dentro del lenguaje, un mero dialecto nacido mucho después que las palabras y por tanto que el llanto.
                     

domingo, 18 de diciembre de 2016

Abrazos de bichos.

 

El abrazo del oso, el de la anaconda. el de la mantis religiosa antes de la cópula y antes de arrancarte la cabeza, ni siquiera el abrazo del koala , a pesar de su apariencia tierna. inofensiva y desamparada. (Parece que este ser fuerza a sus pobres compañeras frecuentemente)

El abrazo, pero sólo el del de otros mamíferos domésticos, que es el que nos hace humanos.




viernes, 16 de diciembre de 2016

Enfado en red.



Su enfado llega a través del ADSL, de su linea en el Messenger. Parece mentira la cantidad de energía que se transimte a través del whatsapp.

Pienso que no querría estar en esta momento en su piel ni a su lado.

Dejo que siga, me estiro, salto de la silla, tomo ejemplo de mi gato y me voy a la cama a sestear sin poner el despertador, con la situación bajo control y a distancia, un buen rato.

jueves, 15 de diciembre de 2016

La chica de la mesa de la ventana


La chica se toca el pelo, la frente, se peina, se atusa mientras la observo discretamente. después se hace la interesante mirando por la ventana mientras yo la describo sin que ella lo sepa. Está claro que nunca lo sabrá.

La vida está llena de estos momentos en los que vemos sin mirar escuchamos sin oír, llenos de disimulo y en los que ocultamos nuestra atención hacia los demás.

Está claro que somos capaces de sentir que además de nosotros, en el mundo, hay más gente.

Quizá no todo esté perdido.

Salud.


miércoles, 14 de diciembre de 2016

Uno mismo



Cuando uno sueña todos los personajes son uno mismo.

Cuando uno se recoge en un bar para aislarse, lo hace para evitar todo aquello que siente uno mismo, dentro de uno mismo.

Cuando uno lee para evadirse sólo se evade de uno mismo.

Si somos capaces hasta de escapar de nosotros mismos ¿Qué no haremos para huir del otro?

Uno mismo y su única sombra: la única parte de nosotros mismos que en vida nunca nos abandona,


   

   

martes, 13 de diciembre de 2016

Existencia plena.



Todo lo que veo anunciado se basa en satisfacer un mismo deseo, el de estar bien, el de sentirse bien de una forma rápida y superficial.

Toda una frustración para quienes como yo aspiran a una existencia rica y plena. Para esto no hay, ni habrá ningún producto ni servicio en el mercado.

Todo tiene al menos dos caras y es imposible coger sólo una parte de la moneda.

Hace unos siglos la gente luchaba por sobrevivir, hace un siglo no nos conformábamos con esto queríamos ademas vivir bien y finalmente hoy día, dejando a un lado lo excesivo de la material queda la existencia plena, el vivir sin miedo, sobre todo a cosas inevitables, el vivir sin miedo a perder lo accesorio mientras se nos escapa de las manos lo importante.

lunes, 12 de diciembre de 2016

Con tus ojos



Pienso en cómo se vería esto con tus ojos, con tu mente ¿Cómo verías la trasera de la estufa de butano de este bar? ¿ Qué te haría sentir? ¿Y el perro atado en medio de la calle a una farola?

Es un pastor alemán muy bonito, está tranquilo. Mira con más inteligencia que el común de la gente la calle, los coches y gira sus orejas para oír lo que no ve . Está aquí, en el presente, dejando que las cosas vengan llegando sin oponer resistencia.

Te lo cuento a ti ahora porque no puedes verlo porque no estás conmigo y eres tú la que lo ve con mis ojos cansados, con mi cerebro, con mi mente y me pregunto qué me dirías si estuvieras aquí conmigo.

domingo, 11 de diciembre de 2016

Con su gato

La primera vez que la vi la confundí con su gato. Era una foto pequeña en blanco y negro, en realidad casi un dibujo de la silueta de su cara junto a la que sostenía al felino.

Un buen augurio pensé, como lo hubiera pensado cualquiera al que le gustaran estos bichos.

Poco a poco me fui dando cuenta de que en realidad todo era cierto. ella me reflejaba como un espejo, nos reflejábamos el uno al otro como hacen con los humanos los gatos.

sábado, 10 de diciembre de 2016

Belleza.



¿Cuántas veces la belleza fue nuestro asidero y nos salvó la vida en medio del naufragio?

Cuando ya no se te acercan los vendedores ambulantes, ni los curas, ni los otros por-dioseros,  sólo queda un último recurso: la triste belleza del arte que te rescata llevándote a un puerto que es indestructible y seguro desde la noche de los tiempos.

Pd: En la foto el gran salvador J.S. Bach.

domingo, 4 de diciembre de 2016

Binarios




Leo que la mayoría de los sistemas solares de nuestra galaxia son binarios, de hecho hay científicos que creen que nuestra estrella tiene una pareja má allá dela nube de Oort

Imagino con una media sonrisa La Vía Láctea como una espiral espermática en la que cada uno de sus componentes es una estrella.

No puedo ni imaginar la belleza que habría en poder contemplar dos soles girando uno alrededor de otro en un baile cósmico, siguiendo una serie de rituales de apareamiento estelares que acabaran con la fusión tórrida entre ambos, grandiosa y minúscula al mismo tiempo

sábado, 3 de diciembre de 2016

Azucarillo



  Querría no tomarme en serio ni de ninguna otra manera, ser como a un niño, mejor que un niño.

  Deshacerme como un azucarillo al contacto con la absenta en la cucharilla, caer en el vaso ardiendo en alcohol y pasar por tu garganta calentándote, reconfortándote, llenándote el cuerpo y la mente de esperanza, de serenidad, de vida.

   Querría volver a jugar en el parque tranquilo.

 

viernes, 2 de diciembre de 2016

Sueños húmedos



Sueños húmedos sexo desmedido como el calor a escasos centímetros de una estufa de butano. En ellos participas tú dejándote caer por mi interior como quien no quiere la cosa.

Me llevas de la mano a una habitación oscura, me veo entrar en ella contigo. la puerta se cierra y me quedo fuera esperando a que acabemos sentado en el suelo frío y distante.


martes, 29 de noviembre de 2016

Para pasar el tiempo.



Para pasar el tiempo lo mejor posible hay que huir de los creadores de bucles que se encuentran agazapados legislando.

Esquiva también las aglomeraciones, por la concentración de conciencia que en ellas se produce.

Hay que tener siempre en cuenta que un grupo, es muchas veces, la resta de cada una de sus partes.

sábado, 26 de noviembre de 2016

Patinaje



La pista de patinaje del Parque Bruil es pequeña y corriente, ovalada,con su barandilla exterior para agarrarse cuando se está aprendiendo.

Ha comenzado el otoño y con las primeras lluvias se ha llenado de hojas perfectas, amarillas, rojas otras todavía verdes.

De pronto las hojas  parecen pesar como pequeñas lápidas bajo las que descansan los cuerpos aplastados de los últimos insectos del verano.

viernes, 25 de noviembre de 2016

Comprender o sentir



Comúnmente se cree que allí donde no llega a razón llega el sentimiento. Así actuamos por ejemplo cuando alguien fallece "lo siento" decimos,  puesto que no hay nada que entender.

Sin embargo creo que es al contrario, sentimos todo el tiempo y ocultamos esos sentimientos con el discurso incesante del pensamiento, de la razón. Por eso la "razón " nos parece tan importante y efectivamente lo es, el tenerla aplaca  la desazón que nos produce lo que sentiríamos si no la tuviéramos, esa es la razón por la que acabamos mintiéndonos a nosotros mismos.

La mayoría de las veces no razonamos para encontrar la verdad, lo hacemos para justificar nuestros actos y librarnos de lo que nos hacen sentir.

Quizá si no reprimiéramos tanto nuestros sentimientos descubriríamos que nuestra intuición no es mas que otro nombre para llamar a nuestros instintos, a nuestra inteligencia primigénea, animal y también quizá, deberíamos aprender a sacarle partido. A muchas otras especies no les va tan mal.

jueves, 24 de noviembre de 2016

Teselas



Todas las paredes del ambulatorio están recubiertas de teselas naranjas. Como todo el mundo sabe el naranja es el color complementario del azul y azules son las teselas de las piscinas.

Dentro de la piscina te sientes ligero, azul como el aire y el agua.

Aquí en la sala de espera uno se siente pesado como la tierra y los fluorescentes no permiten a nadie esconder sus ojeras, la cara de dolor, de tristeza o de frustración.

Me pregunto si alguna vez los arquitectos se dejan caer por las salas de espera de los ambulatorios.

miércoles, 23 de noviembre de 2016

Movimiento.

Hay personas encerradas en penitenciarías, en residencias de ancianos, en sus casas, en los bares en la calle e incluso en si mismas.

Hay otras que sin embargo se te acercan peligrósamente.

Hay asociaciones que llevan agua al otro lado del mundo como llevan el agua las nubes de uno a otro continente.

Hay calles llenas de fanfarrias, sentado en un bar me atrapa todo este movimiento absurdo.

Como un anciano veo niños persiguiendo pájaros y propagándose en todas direcciones.


martes, 22 de noviembre de 2016

A buscarte.


 

     Salgo a la calle a pesar de la lluvia y me acerco a ti para  conjurar mi vacío, las cuencas de tus ojos son vidriosas, casi espejadas y repelen la luz, infranqueables.

    No se sabe a ciencia cierta si detrás de esos espejos hay un alma, una conciencia siquiera.

    Salgo de casa a buscarte y al cabo de la calle echo de menos a mis gatos.

 

domingo, 20 de noviembre de 2016

Desnudez

   Era yo un adolescente cuando una tarde me subió mucho la fiebre, comencé a sudar, me encontraba al borde del desmayo, era verano.

  La chica que estaba allí ayudándonos , pues en la casa de mi tía nos juntábamos a veces hasta veinticuatro personas y muchos niños, tras darme un vaso de agua y una aspirina. me llevó a mi cuarto para que me tumbase y me tapó con una colcha. No había más adultos en la casa.

  De repente me dijo muy suavemente:

  - ¿Quieres que te ponga el pijama?

  -  Sí, contesté, yo solo no podía.

   Lo hizo con un cuidado casi maternal, sacó de mi cuerpo la ropa totalmente empapada y me puso  mi seco y reconfortante pijama.

   Me sentí cuidado y respetado en aquel mi cuerpo adolescente que tanto había sufrido en otras ocasiones.

   - Muchas gracias le dije, ella salió de la habitación suavemente, sin hacer ningún ruido  y yo caí rendido,

   Me recuperé pronto y el verano pasó rápido. Por supuesto nunca volvía a verla.

   Pasamos por las vidas de los demás como sin darnos cuenta y sólo algunos detalles se nos quedan dentro, como si tuviéramos en la cabeza una despensa, una bodega, de la que abastecernos y poder rumiar la vida propia y ajena.

 

sábado, 19 de noviembre de 2016

Un grato y jocoso recuerdo.



El último día que llovió en nuestra ciudad, Zaragoza, tuve que pasar por la calle Don Jaime I el conquistador y recordé que en la esquina con la calle Estébanes , desde donde se divisa la parte trasera del Teatro principal, había no hace mucho una cafetería que se llamaba  "La Latina" que era muy chiquitica y tenía muchos encantos.

Uno de ellos, quizá el que más nos hizo disfrutar a mi hermana Elena y a mi, consistía en que cuando llovía y gracias a que nuestro querido ayuntamiento había colocado el el suelo de del casco histórico un mármol carísimo y extremadamente resbaladizo, las caídas en ese chaflán eran espectaculares.

Cuando oíamos las primeras gotas caer a media tarde le decía a Elena "Ya está lloviendo,en un ratico ya estará montada en La Latina ¿nos tomamos el cortao allí y nos vamos a ver caídas ?"

A mi hermana que siempre le han entusiasmado las caídas casi siempre le venía bien y cuando no aplazaba algún plan, había que aprovechar la ocasión.

Intentábamos ir cuanto antes para coger una de las dos mesas que había en el ventanal y allí pasábamos la tarde entre cafés y resbalones.

Los trompazos eran maravillosos, sobre todo los que se producían en la rampa del semáforo que era una trampa mortal, las ancianas volaban por los aires, hacían la croqueta en el suelo mojado y los demás viandantes también resbalaban a veces, cayendo en fastuosa montonera sobre la primera víctima.

Nosotros reíamos a carcajadas, la risa floja se apoderaba de nosotros, sabiendo además, debido a nuestra dilatada experiencia como observadores de caídas, que los mamporrazos nunca eran graves, debido a que todo el mundo iba despacio y  reduciendo la velocidad al llegar al paso de cebra.

Recuerdo con especial cariño las tardes en que nos dio por puntuar las caídas como si de saltos de trampolín olímpico se tratase. Parte de la gracia consistía en hacer el comentario con la misma seriedad que los locutores televisivos de esta especialidad y con voz gangosa o de falsete. y así decíamos frases como "Ya se prepara el saltador Mexicano que ya ganó el bronce en los pasados campeonatos de Europa, parece que va a realizar un salto de máxima dificultad, un triple axel mortal con doble tirabuzón de tenacillas calientes".

Por desgracia, no en nuestro despeñadero, varias personas tuvieron serios accidentes y denunciaron al ayuntamiento que terminó por pasar una máquina por el mármol para erosionarlo  y así al ser más rugoso ya no resbalara tanto.

Dejamos de ir poco a poco a La Latina que cerró años después. La verdad es que me da un poco de pena el cierre  pero siempre que me ocurre se me pasa pronto recordando como ahora las risas con mi hermana a la que dedico este post.





miércoles, 16 de noviembre de 2016

Cerradas



 Las manos siempre cerradas

 La mirada baja,  la voz grave, suave y mate

 El interior oscuro y en su centro, rotando sobre si mismo como cualquier otra estrella un ser ajado y solo

 El hospital se convierte en hospicio y este en asilo

 Desde la cama solo se ve el rastro de la luz que espera incandescente al otro lado de la puerta.




martes, 15 de noviembre de 2016

Niños

   

Los niños pequeños, casi de madrugada, ya uniformados, se dirigen a sus puestos de trabajo y se entregan a sus responsabilidades con la mayor honradez de la que son capaces.

     Poco a poco, con los malos ejemplos,  todo esto se nos va desprendiendo de la piel.

lunes, 14 de noviembre de 2016

Dolores.

   Los dolores son cada vez más variados. A los dolores de la mente se suman los de las articulaciones, los de los riñones. Los pulmones también me molestan a veces.

  No puedo sentir nostalgia de tiempos pasados. Ya he dejado de desear otras vidas, son esas vidas, esos niños y adolescentes que son yo mismo, los que se quedaron para siempre allí anclados, reviviendo una y otra vez su dolor, sus traumas, viviendo en medio de ese instante de su propio y máximo sufrimiento. ellos, que  viven sin avanzar ni retroceder en ese preciso segundo son los que me duelen ahora.

  Algunas partes de mí, demasiadas, se quedaron allí, para siempre, y yo busco la manera de amarlas de abrazarlas y de que por medio de una luz blanca potente y sanadora, se fundan conmigo y dejen de gritar desde ese abismo infinito que es el pasado, dentro de mi memoria,  antes inconsciente y ahora consciente, para que dejen de sufrir, y yo con ellos, en mis ensoñaciones, en mis pesadillas en mis sueños.

  A veces me duelen la cabeza, los dientes los huesos, las muelas aquí en el presente y sé que el dolor no es mío, es el de ellos, que están allí y aquí todavía, creciendo.

domingo, 13 de noviembre de 2016

Dejarlo todo

 Dejarlo todo en un solo instante, no por tristeza, ni por culpa de nadie, ni siquiera por falta de amor.

 Huir como huyen las canciones para no morir de espanto.

 Dejarlo todo de puro incómodo que es el mundo, como quien se cambia de sitio, de la silla al sofá.

sábado, 12 de noviembre de 2016

Nuevas frases maximas mínimas

- La cabeza no me deja descansar y esto es ya en si mismo otro pensamiento.

- Aprendiendo a tener paciencia, que remedio. ¿Habrá que esperar también para esto?

- El mundo se ha vuelto a lo largo de la historia más o menos cómodo, pero no mejor.

-Dicen que la sabiduría  es lo que queda cuando has olvidado todo ¿algo así como los posos del té? ¿es entonces la sabiduría el poso de la memoria?

-Ojalá la depresión pudiera curarse con un buen "mono".

- Los grandes barcos mercantes saliendo del puerto me hacen pensar en la basura espacial.

- El sol me da fiebre en vez de sed.

-Nosotros ya no somos nosotros.




viernes, 11 de noviembre de 2016

Huida

  La tormenta me anuncia que mi soledad va a aumentar los próximos meses. Una huida a tiempo y para mi, un quedarme.

 Un día yo también me marcharé en una fuga hacia dentro, saliendo del tiempo con elegancia, suavidad y desapego.

jueves, 10 de noviembre de 2016

Descendientes

Voy por la calle y veo como un padre le grita, insulta y amenaza a un niño.

- ¡Joder hijo mío que mal das, pareces tonto!¡Hoy cobras!
- ¡No! dice el niño casi llorando.
- ¡Sí! das mucho mal me cago en diez. ¡ ¡Vas a llegar caliente a casa!

Tras esto no puedo evitar preguntarme ¿Es que no han sido niños? y me sorprendo a mi mismo respondiéndome "eso es , hay personas que nunca han sido niños y perpetúan este estado de la humanidad a través de sus descendientes".

miércoles, 9 de noviembre de 2016

Fiebre



El mar me da fiebre. El calor del día, la luz llegando en tromba sin interferencias, sin filtros.

Me marea (nunca mejor dicho) el olor a tierra, el calor , las cremas solares mezcladas con el sudor y la angustia que da la arena que todo el mundo intenta quitarse de encima sin conseguirlo.

Eso me sucede de día, pero cuando llega la tarde y se ven las nubes, totalmente negras por debajo y totalmente blancas por encima algo me reconforta, quizá sea el frescor de la noche que se acerca.

Es entonces cuando me detengo en el paseo marítimo a observar como el agua se va volviendo verde, de un verde cada vez más oscuro y después negra, como el petroleo.

Sólo cuando la noche lo engulle por completo me siento por fin vivo, será que soy como muchos otros, un ser vivo terrestre y  nocturno.

martes, 8 de noviembre de 2016

Suspensión de la incredulidad



En la narrativa, en el teatro, en el cine, existe algo llamado “suspensión de la incredulidad”, uno prefiere pasar por alto ciertas cosas poco creíbles para poder participar de lo que se va a contar.

Este mecanismo es algo asombroso, vemos al titiritero manejar su muñeco, por supuesto el humano es más grande que la marioneta y está más vivo que el propio títere pero aun así nos concentramos en el muñeco y el titiritero desaparece.

Lo mismo pasa con la televisión, la encendemos y nos sumergimos en la historia. Muchas veces los personajes son de otros países, culturas o incluso de otras épocas pero queremos disfrutar un rato así que nuestro cerebro hace que el mundo entero desaparezca.

Todo esto me hace pensar que si esto sucede en los libros, en el cine, en el teatro, en la televisión… lo lógico es que ocurra lo mismo en cualquier otra faceta de la vida, en el deporte, en la religión, en la política o en el amor.

Es la suspensión de la incredulidad lo que hace que el mundo funcione y que se mueva tal y como lo hace.

lunes, 7 de noviembre de 2016

Librería



A mi derecha, en la pared la estantería antes llena de libros está un poco viuda. Hace tres años, antes de irnos, me vendí casi todos los libros.

Me quedé sólo con los diccionarios que me encantan, el de la lengua española, de francés, alemán, latín,  italiano,  de holandés, del teatro, de argot, el Corominas, el María Moliner, el  Cirlot de los símbolos, el de alquimia... junto a ellos algunas obras de consulta, el Larouse de los vinos, la historia general de las drogas de Escohotado, La Rama Dorada de Frazer, la enciclopedia del Blues, un Atlas,  la Era Rock de Jordi Serra i Fabra ...para terminar ya sólo queda nombrar los libros de arte de Klimt, de Chagall…

Por fin la librería se ha quedado en otra casa, lejana y vacía como mi vida misma, nada de ficción, nada de poesía.

domingo, 6 de noviembre de 2016

Repetición



 Cuatro chicos jóvenes pasan por la calle cerca de mí. No puedo oír lo que están hablando pero podría saberlo rebuscando en mi memoria, lo que yo decía a su edad.

Tenemos la posibilidad de crear cosas nuevas a cada momento,  pero sólo repetimos una y otra vez las mismas frases, las mismas cosas.

sábado, 5 de noviembre de 2016

¿porqué la inteligencia y la sapiencia no se valoran hoy día?



   Veo gente a mi alrededor con inteligencia, talento,saber estar, conocimientos y experiencia de sobra y me pregunto porqué no son valoradas en esta sociedad.

  Ayer mientras desayunaba surgió la respuesta, la radio de mi madre estaba puesta, yo no la escuchaba porque andaba en mis cosas pero algo entró en mi pobre cerebro y lo supe:


 Con la inteligencia, el talento, el saber estar, los conocimientos y con la experiencia no se puede especular, no son bienes materiales como el suelo, el oro o el café. Por supuesto todos estas cualidades intangibles de las que hablo pueden llegar a ser, con el tiempo, más rentables que el oro, pero esto está por ver.

  El dinero y los que lo manejan siempre apuestan por valores seguros sobre todo a corto plazo y esta es la definición más clara de lo que es especular.

viernes, 4 de noviembre de 2016

Vegetariano



No es mi intención hacer proselitismo ni convencer a nadie. Hace unos meses dejé de comer carne, era algo que de alguna forma mi interior me pedía hace muchos años. No fue un cambio tan grande pues había dejado de comer animales paulatinamente. Como todas las decisiones esta venía de dentro, no tuve que pensar, mi inconsciente había hecho su trabajo como hacen siempre todos los inconscientes y yo simplemente me sumé a su política de hecho consumados.

Poco después intentaba buscar una razón para mis actos, algo muy humano, y encontré a parte de las ya sabidas, una a mi entender irrebatible porque es hasta poética:

Mirando dormir a mi  gato del que aprendo tantas cosas, me doy cuenta de que se mueve, hace gestos, emite sonidos como los que hace cuando siente emoción, lo veo y me doy cuenta de que los animales también sueñan, tienen su mundo interior, como todos nosotros.

Foto de Carmela: Vampi Monahan.

jueves, 3 de noviembre de 2016

Las bragas



Me casé el quince de septiembre de 2002 y el quince de febrero de 2003 ya estaba separado, fuera de aquella casa. Seis meses de infierno para el que no tengo palabras.

El padre de mi ex-mujer me abrazó cuando fui al abogado a cortar algunos flecos y me dijo:
Quique, como siento que todo esto haya acabado así.

Ella les había contado a sus padres lo que había pasado e incluso me pidió perdón. Le guardo tristeza pero no rencor.

Hay cosas que suceden por inexperiencia, por falta de auto conocimiénto. No considero aquello un error, yo actué como siempre, como dijo Shakespeare "Sigue el camino del corazón porque el que lo sigue nunca se equivoca" y eso hice. Aquello fue un numerazo, pero no un error.

Recuerdo sin embargo una anécdota que me da que pensar:

En pleno fragor de la batalla, un día al volver a nuestra todavía casa común, ella sacó mi ropa de trabajo de la bolsa en la que la traía y de dentro, de entre mi camisa y mi pantalón sacó unas bragas negras.

Yo estaba seguro de que no eran mías y ella aseguraba que tampoco eran suyas. Desde luego no tenían nada que ver conmigo. Aun así pregunté a mis compañeras de trabajo, que estaban al tanto de mi angustiosa situación, porque eran además de compañeras buenas amigas, si aquella prenda interior podía ser suya y si de alguna inverosímil manera podía haber llegado a mi bolsa. Todas dijeron que no, también me dijeron que nadie del trabajo podía haber metido las bragas en mi bolsa, porque yo la guardaba en un lugar que yo mismo tenía a la vista durante toda la jornada laboral, además ellas se cambiaban en otro piso del negocio.

La explicación sólo podía ser, en mi opinión  una, que mi ex, tan angustiada como yo, había buscado una salida para su sufrimiento, esto no era fácil, puesto que ella no tenía nada que reprocharme, así que pudo pensar que poniendo las bragas en mi bolsa y luego sacándola ella misma, cosa que además nunca hacía, podía encontrar una salida.

Aquella discusión sin sentido se disolvió entre otras muchas, también provocadas sin motivo alguno.
En esos meses aprendí lo que es la angustia y el miedo a perder los nervios y lo que es capaz de hacer el ser humano cuando sufre tanto que sólo puede destruir lo que ama.

Aprendí también como una persona puede llegar a traicionarse a si misma para poder salir de una situación que ella misma no puede comprender y para la que no tiene recursos.

Guardo la carta que ella me dio en mano meses después para disculparse y le doy las gracias por ello pues al leerla tuve por fin la certeza de que nunca me había rozado ni por un sólo segundo la locura.

miércoles, 2 de noviembre de 2016

Novelas


Una chica sube las escaleras llena de novelas. Su evasión, su mundo, paralelo al mío paralelo al de todos.

Tan lejos, tan cerca.

martes, 1 de noviembre de 2016

Lo que no se dice y lo que se dice.

   Lo que se queda sin decir va llenando un territorio de emociones borrosas, sin dueño que va cambiando con el tiempo a medida que va agujereando el corazón.

  Las cosas que no se dicen, cuando crecen, acaban siendo desconocidos que nos habitan por dentro.

  Sin embargo las palabras que se dicen se las lleva el tiempo y allí en el medio del mundo adquieren también otra desconocida naturaleza que goza de ser libre, de ser del mundo.

lunes, 31 de octubre de 2016

La danza y el tambor



   Leo en algún sitio que la danza primitiva y el tambor se consideran una imitación de la creación.

   Pienso que entonces que de la nada surge el movimiento, todos los bailarines se organizan en torno a algo, orbitan alrededor de algo, de un fuego, como hacen los planetas con las estrellas y estas con las galaxias.
 
   Todo se acompasa rítmicamente, tiene una cadencia y a resultas de esta surge el Tiempo y puede distinguirse entre los danzantes el Espacio, que naciendo entre ellos les separa.

domingo, 30 de octubre de 2016

La vela




  He cambiado de casa y por tanto de hábitos. Ahora escribo en la mesa del comedor y ya no salgo a hacerlo a los bares, aunque sigo llevando encima mi propia brújula.

 Aquí tengo la tranquilidad que necesito para trabajar y un sólo gato para inspirarme.


 Antes de empezar, para asegurarme de que no abandonaré por cualquier cosa la mesa, enciendo una vela. 

sábado, 29 de octubre de 2016

A casa

 

   Sólo me ves cuando brillo y aun así te sigue costando un esfuerzo, tanto, que te agotas, tanto. que te vas.

  Vuelvo entonces a quedarme solo al borde del abismo, lo miro, hacia abajo.

   Distraigo mis ojos del fondo, que me llama apasionada y amorosamente, con un libro, o escribiendo

  ¡Que pobres armas para defenderse de tan fuerte llamada!

   Por ahora logro resistirme mirando otros peligros menores,

   Sólo Dios, si es que existe, sabe porqué cada día vuelvo de nuevo a casa.

Camino



Este camino no se puede enseñar, por eso es tan duro cuando lo recorres.

Vuelve a ser duro cuando miras atrás y ves a los amigos que se han quedado rezagados y te piden un consejo que no les sabes dar.

 Si además miras hacia delante entonces eres tú el desorientado que pide ayuda a los de delante que apenas se vislumbran entre la niebla.

 Deja de pedir ayuda, de nada sirve para seguir caminando,deja de pedir y avanza.

viernes, 28 de octubre de 2016

Ni el menor interés




  No tengo el menor interés. Dicen que en eso consiste también mi enfermedad, en no encontrar el placer en la vida, no, en las cosas pequeñas tampoco, pero yo sé bien que no es sólo mi sistema nervioso el que causa todo esto, es también, el hartazgo de la violencia cotidiana de fondo cuando uno no se acostumbra ni se resigna a ella, cuando uno se cansa de luchar con todos para que al final nadie consiga nada.

   Nadie puede culparme de mi falta de entusiasmo por el fútbol, por los actores, por las actrices, todos iguales, por unos talones cada día más bonitos unas axilas cada vez mejor depiladas y cada vez por más tiempo, por los yogures con laxante incorporado, por las gafas "de marca" , por los nuevos grupos musicales (por llamarlos de una manera en la que todos podamos saber de lo que estamos hablando), por los nuevos best sellers, por las pirámides, por los dinosaurios, por el Yeti, por las últimas fotos retocadas de las "modelos" de moda, que han pasado en cincuenta años de ser maniquíes a ser "estrellas" ¡pobres estrellas! ( me refiero a las de verdad, a las del cielo). Ni siquiera se puede estar interesado, sin sentir verdadero dolor, por esta política tan económicamente violenta.

  Están dejando al mundo sin contenido y acabarán quedándose, por puro entretenimiento, como ya pasa con el dinero, hasta con tus más profundos pensamientos y también, por ser insaciables, con tus más íntimos sentimientos.

jueves, 27 de octubre de 2016

Sueño con la abuela





Sueño con mi abuela en camisón rosa, con cuerpo de niña pero con el aspecto que tenía cuando murió.
Mi hermana y yo también somos pequeños, tenemos aspecto de niños.
La abuela dice que ya es momento de irse a la cama y me meto en la cama donde ella va a acostarse.
- Pero esta cama es muy pequeña, no caben dos, dice, y me echa amablemente a otra cama.

Ha pasado un día de este sueño y he empezado a leer una recopilación de los sueños que Kafka dejó escritos, desperdigados en cartas y a lo largo y ancho de su obra.

En un solo momento, como ocurre con toda idea, comprendo el significado del sueño.

La última vez que vi a mi abuela fue en su lecho de muerte y lo último que me dijo refiriéndose también a mi mujer fue "Que todo os vaya del color de rosa". Aquella cama en la que ella estaba no era todavía para mi, de momento sólo cabía ella y a mí todavía no me corresponde ocuparla.

Me dice este sueño, o me digo yo a mi mismo a través de este sueño, que la muerte no es lo que debe venir ahora yo soy todavía un niño comparado con mi abuela, nosotros los niños dormimos en otras camas.

Esto en el momento del sueño es muy significativo. Estoy saliendo de una depresión y todos los días pienso en el suicidio, a veces pensar en esto es liberador porque este acto se ve como una salida al tremendo sufrimiento que esta enfermedad provoca, pero parece que mi interior me dice que este no es el camino, que no puedo meterme en la cama de una persona que ya no vive. porque allí no quepo.

 Todavía ese no es mi lugar.

miércoles, 26 de octubre de 2016

Un buen día

 Un buen día, sin una sola nube, sin tristeza, sin discusiones, sin problemas.

 Un buen día, sólo el Sol, la hierba y el viento.

 Un buen día, un sueño.

martes, 25 de octubre de 2016

Polvo



  Los atardeceres son más bellos que los amaneceres, con todos esos tonos rojizos, naranjas, rosas y malvas.

 Leo que esto se debe a que por la tarde hay más polvo en suspensión en la atmósfera.

 Lo que el libro no dice es si el polvo se decanta por la noche y cae a la superficie terrestre, como se posa el barro de un agua turbia si pones un poco de ella en una jarra.

lunes, 24 de octubre de 2016

La mente viaja



La mente viaja sin cortapisas. Un pájaro estampado en una blusa, encerrado en su jaula de tela, me transporta a los amaneceres veraniegos, al campo que despierta poniendo en marcha también mi vida, al olor de las castañas asadas en las vacaciones de invierno, a las ranas croando en la oscuridad de mi cuarto viejo y frío entrometiéndose en mis sueños, a la calidez de la chimenea encendida.

La protección y el cuidado eran entonces la felicidad entera.

De pronto un frenazo. Lo siento en la espalda, que choca con una barra. La chica de la blusa de pájaros se levanta. Le toca bajarse en la próxima parada.


domingo, 23 de octubre de 2016

Uno deJulio

 

    Uno de julio, salgo a la calle y me parece que se me echa encima el invierno. Tengo la niebla muy dentro y no me la quita de encima el sudor ni el calor de la estrella más densa.

    Alzo la cabeza, las bicicletas siguen guardadas entre la bruma en los balcones.

     Siento en en la boca el sabor de una menta amarga y lenta.

sábado, 22 de octubre de 2016

Patines



   Si lo piensas bien, si lo recuerdas fielmente, nunca has tenido una tristeza tan profunda ni tan pura como la que tuviste cuando eras niño.

  Los mayores miedos, las grandes alegrías, todas ellas enormes, como nunca.

  Las emociones nuevas, como los patines nuevos, cuanto más nuevas más se sienten, más ruedan.

viernes, 21 de octubre de 2016

Hospital

    

     Lo mío es una infección de orina importante. Tras el ingreso hospitalario el sábado por la noche y tras el primer gotero de antibióticos el dolor y los demás síntomas desaparecen, aunque sé que no me darán el alta al menos hasta el lunes o el martes.

    Tengo suerte con el compañero de habitación. Nada más llegar lo primero que hago es bajar la mampara que a modo de cortina separa ambas camas y me da un poco de intimidad.
El señor del otro lado y yo no nos molestamos en toda la noche.

    La mañana va pasando con las rutinas habituales y conozco a mi compañero, un señor mayor. El motivo del silencio nocturno es que el pobre no está para  muchos trotes.
Llega el cambio de turno para los cuidadores de Rafael, que así se llama el hombre. Esta tarde está su mujer que llega con la hija de ambos, una chica con discapacidad mental que se pone nerviosa “Pípi” “Caca” dice cuando le toca cambio de pañal a Rafael.

   Poco a poco me voy enterando de lo que le pasa tiene un cáncer que le afecta al páncreas, al hígado y al estómago pero no está aquí por eso, la válvula que debería ayudarle a distribuir el alimento por su cuerpo no funciona y hasta que su cirujano no vuelva de vacaciones no pueden operarle, pero tampoco está aquí por eso, hace unas semanas le dio un ictus y no puede mover la parte derecha de su cuerpo, por eso no puede moverse de la cama y de ahí los cambios de pañal.
Él no se queja mas que de dolor en la garganta, me figuro que por efecto de la quimioterapia y de la radioterapia, le duele a cada momento y sobre todo al tragar.
Hoy Rafael quiere dormirse y que le dejen en paz así que apagamos la luz y  yo leo en mi libro electrónico que por suerte tiene luz.

   La tarde siguiente también aparecen su mujer y su hija que empieza a gritar. “Calla” dice Rafael “Calla” repite Yoli riéndose, la madre dice “bajito, bajito”, “Bajito, bajito” grita Yoli. Su madre se la lleva a dar un paseo.


   Rafael y yo nos quedamos dormidos y al cabo de un rato oigo entrar a la madre y a la hija, “Cantar, cantar” dice Yoli, “Bajito, bajito” replica la madre y Yoli empieza a cantar bajito una especie de arrullo que es profundo, suave, fuerte y desesperanzado como una oración, Yoli lo acaricia todo con una voz que recuerda a los cánticos rituales de las tribus de indios americanos, me llega a lo más profundo del alma, bajito, bajito, y yo me estremezco y pienso en lo bello que es el mundo a pesar de los pesares.

jueves, 20 de octubre de 2016

Cansada

  Sé que estás cansada, cansada de todo, también de mí, noto tu hartazgo .

  Tú todavía no sabes que es, porque también es verdad que me quieres.

  Pronto ya no estaremos juntos. Lo intentaremos  pero surgirán mil problemas.

  Tus mensajes son cortos, lentos, tu atención escasa. Ya estás huyendo de todo lo mío, de lo más lejano, de lo más extremo a lo más íntimo y cercano.

  Ese es el recorrido inverso al amor por eso, el amor, también está ya lejano.

miércoles, 19 de octubre de 2016

Ni siente ni padece



  Ponerse en la piel de alguien que ni siente ni padece ¿En primer lugar, es esto posible? Y suponiendo que fuera posible ¿Se podría volver desde ese grado de insensibilidad a la vida humana o habría un punto de no retorno como sucede en los orgasmos pero en versión cutre, tras la que ya no sería posible regresar a la conciencia?

  Siempre he pensado que no hay ninguna máxima, ni siquiera la cartesiana que sirva para sostener luego otra cosa que no pueda ser rebatida. ¿Pienso luego existo? No parece resistir esta frase el análisis de un simple aficionado como yo mismo. Cuando estuve en estado de coma no pensaba, pero existía, quizá no era consciente de mi propia existencia pero existía y cualquiera con una cámara fotográfica podría haber dejado constancia empírica de este hecho.

  Argumentan los defensores de dicha máxima que lo que quería decir Descartes (ya empezamos con explicaciones a lo Faemino y cansado) es que existo porque sé que existo, que la conciencia da sentido a la existencia, puede, al menos para el ser pensante, pero como todo el mundo sabe ese “sentido” es algo subjetivo, para mi mismo, por ejemplo,  el tener conciencia de mi mismo no da sentido alguna a mi existencia, me da conocimiento de ella, si es que decido creer en mi conciencia, nada más.

  Volviendo a la pregunta inicial ¿Es posible ponerse en la piel de alguien que ni siente ni padece?

   Como todo, nadie lo sabe y más nos valdría a Descartes a mí y a todo el mundo dedicarnos a solucionar las cosas importantes que son las que le joden la vida a la gente en vez de, como todos los “grandes filósofos” , gastar su “increíble inteligencia” en disputas que no van a ningún lado.( Vaya listos de los cojones).

  Como dijo el gran Tolstoi “El preguntarse eso es como preguntarse qué pasaría si ahora en vez de ser verano fuera invierno”.

   Para que no parezca que me escaqueo de responder a mi propia pregunta sólo diré que me parecería más adecuado a la realidad humana el decir “Siento luego existo” así se responde a la pregunta, si una persona no siente ni padece no existe y por tanto el ponerse en su piel sería algo así como morirse en vida, pasar a otro estado de cosas de las que nunca se ha podido regresar.




martes, 18 de octubre de 2016

Guepardo.



  El guepardo salta a la carrera en una milésima de segundo y alcanza su máxima velocidad en otro instante. El aire, antes inofensivo, golpea con fuerza sus párpados y los tallos de la maleza arañan su bella piel rayada. Al caer, tras cada salto, sus pezuñas sufren contra las piedras y contra la aridez del suelo terroso y duro de la sabana.

  De todo esto el guepardo nunca se queja. No exhibe sus debilidades y así nadie sospecha que a veces pasa hambre cuando se le escapa una presa.

  En esta astucia descansa la dignidad y la belleza del guepardo cuando arranca, cuando duerme, cuando descansa, cuando está quieto, cuando observa, cuando piensa.

lunes, 17 de octubre de 2016

Las palomas y el tranvía.

 

  Una paloma ha acabado bajo las ruedas del tranvía. Sólo quedan de ella algunas plumas ensangrentadas entre las hendiduras de las vías.

   Las palomas, como no podía ser de otro modo también se están quedando sordas, igual que nosotros. También a ellas se les embotan los sentidos con el ruido y con la contaminación.

    Los tranvías por el contrario se han quedado mudos, hoy día son silenciosos, algo curioso en medio de tantos decibelios de tal forma que tampoco los humanos los oímos venir y ellos pierden parte de su esencia no anunciándose al llegar.

Amarlo.

 

     Mis pies se sustentan en algo tan débil, tan frágil, tan duro, tan profundo...

     Es un niño y su llanto, un niño que busca desesperádamente algo que le calme sin encontrarlo, a pesar delos años.

    Ahora que ya he llegado a la mitad de la vida puedo verlo, comprenderlo y amarlo.

domingo, 16 de octubre de 2016

El claxon.


 Puesto que parece que las cosas verdaderamente importantes son difíciles de cambiar se podría mejorar, al menos el sonido del claxon.

 Para empezar no estaría mal incorporar un control de volumen con dos posiciones. Igual que los coches tienen luces de cerca y de lejos y nadie se vuelve loco por eso, podía este control de volumen tener dos posiciones, que podrían ser llamados carretera y ciudad. 

 Para terminar estaría bien añadir algún otro sonido más, creo que por lo menos se necesitarían tres, uno para pedir disculpas, otro para dar las gracias y un último para mandarlo todo a tomar por culo.


sábado, 15 de octubre de 2016

Gente con gato, gente sin gato.


Pienso en el pobre Fanz Kafka, en sus escritos, en sus sueños, en sus cartas, en su angustia, en su tristeza. Kafka era, hasta donde yo sé, un escritor sin gato.

Pienso en Van Gohg, pobre Vicent, trabajando sin descanso en sus cuadros, alcoholizado, sifilítico, sin amor, sin oreja. Un ser humano que sufría en su búsqueda del color, que quería atrapar la belleza del mundo. Pidió ser ingresado en un psiquiátrico para no causar problemas y acabó pegándose un tiro en el pecho con la pistola que usaba para espantar a las palomas de los trigales. Las cartas que le escribió a su hermano Theo le revelan como un gran ser humano, un sabio. (Un sabio tiene el mismo derecho que cualquiera a volverse loco).
Van Gohg fue toda la vida un pintor sin gato.

Pienso entonces en Sylvia  Plath. La primera vez que intentó suicidarse era todavía una joven estudiante, falló en la dosis y acabó vomitando las pastillas. La segunda vez, ya casada, se levantó una mañana, les subió el desayuno a los niños y metió la cabeza en el horno. No hubo una tercera.

Virginia Wolf  se metió en el río con los bolsillos llenos de piedras para morir ahogada como Ofelia.
Que se sepa ni Virginia ni Sylvia tenían gato, eran también escritoras sin gatos.

María Zambrano en su exilio francés llego a tener veintiocho felinos aunque ella vivía en el campo, cuando volvió a Madrid se  trajo sólo dos.

Charles Bukowski no tuvo gatos hasta que fue un hombre maduro asentado, decía que debía haber muerto varias décadas antes a causa de sus excesos, daba gracias por todos aquellos años “ de propina” mientras escribía y acariciaba a alguno de sus ocho gatos.

Yo de momento tengo dos gatos, Nada te ata tanto a la tierra ni a la vida, nada te enseña tanto, ni te equilibra tanto como tener gato, aunque me pregunto cuántos serían para mí suficientes.

jueves, 13 de octubre de 2016

Árbol caído



 Un árbol ha caído en mitad del bosque. Nadie lo ha visto caer ni lo ha oído pero yo sé que ha ocurrido.
Se ha llevado por delante la humilde y antigua línea telefónica que unía nuestras dos casas cada vez más separadas.

  Primero fue el terremoto que engulló el puente por el que cruzar al lado del otro. Luego llegaron los hielos invernales que cortaron el camino largo, que de no utilizarse ya andaba casi perdido entre la maleza.

  Ahora, con esto del puente no sabe uno cuando salir de casa a buscarte.
Los gatos arañan las ventanas por dentro intentando atrapar sus propios reflejos yo tampoco puedo hacerlo pero seguro que ellos lo intentarán más tarde y lo conseguirán en sus sueños.

Melocotón

 

 En mis sueños descanso desnudo y destapado sobre la cama con los brazos en cruz, la mano de una mujer desconocida que aparece flotando sobre mi cabeza sostiene un melocotón.

 Lo suelta con delicadeza y la fruta rueda elegantemente  atravesando mi frente, nariz, cuello y torso.
Al llegar a mi abultado abdomen cae hacia la izquierda volviendo en dirección a mi cabeza rodando a lo largo de mi costado.

  Una vez en mi axila la mano lo recoge y vuelve a lanzarlo sobre mi frente con el mismo resultado, aunque en esta ocasión el melocotón se desvía hacia la derecha y es mi costado derecho sobre el que vuelve llegando a la otra axila.

 No me molesta el tacto que es todo lo suave que puede ser esta fruta pero cuando la misteriosa mujer se dispone a lanzarla por tercera vez un picor insoportable me recuerda que soy alérgico al melocotón.
Me arde la frente, el pecho, la tripa y los costados y este picor es lo que logra despertarme con todas esas partes de mi piel enrojecidas.

  Me pongo una crema que tengo para estos casos y tomo un potente antihistamínico por vía oral. Finalmente me ducho para calmar la piel.

  Un poco más tarde, ya restablecido por completo consulto uno de mis diccionarios “El lenguaje de los símbolos” que en la entrada “Melocotón” dice:

 “En China el melocotón es símbolo de la inmortalidad y longevidad… suele representarse surgiendo del jardín del paraíso donde su árbol da fruto cada tres mil años”
¿Es posible que esta interpretación sea tan certera? Es verdad, tengo alergia a esta fruta, a la longevidad y a la vida.

lunes, 3 de octubre de 2016

Contra


  Se dice a menudo que una sola nota musical no puede estar desafinada y que nos damos cuenta de que por ejemplo la guitarra está desafinada, cuando tocamos varias notas a la vez, es entonces cuando nos ponemos a dilucidar que cuerda es la que está desafinada contra las otras (a veces puede ser más de una, o todas).

  Asimismo nos sentimos solos “en contra”  de los otros, en contraste con los otros, por eso la soledad no aparece siempre cuando estamos solos y sin embargo podemos sentirnos solos entre la gente, contra la gente.                          

domingo, 25 de septiembre de 2016

El reloj de arena


   El reloj de arena, las dunas desmoronándose en el vacío. La arena es la que arrastra al tiempo hacia abajo.

   Aunque tú no lo veas, el tiempo existe entre los huecos que quedan entre los granos de arena, donde  este se esconde.

  Por eso fue necesario el reloj de arena para ver caer el tiempo por su fantasmal agujero.

sábado, 17 de septiembre de 2016

En el parque


 En el parque la gente riñe a sus perros a gritos sin tener en cuenta que a nadie le gusta que le dejen en mal lugar en público.

  Los paseantes de los perros se conocen ya entre ellos y conversan delante de ti como si no estuvieras delante o como si no existieras. Parece como si al entrar en este terreno pasases as ser un ente de otra categoría, como un poste o un banco.

  Camuflajes no deseados, y yo me pregunto ¿Qué es lo que podríamos aprender de esto? ¿Confiere al camuflado alguna ventaja? Y ya que nos hemos dado cuenta de esta situación y tal como está el patio ¿Podríamos sacar alguna perra de ello?.