domingo, 31 de enero de 2016

La china el señor y el rumano.

 

   Es sábado y me dirijo a un nuevo bar que he incluido en mis recorridos mañaneros, pero como es sábado está todavía cerrado, así que entro en el cercano Barrio de Jesús y me meto en uno de esos bares denominados "de viejos". Bueno, llevo mis cascos, así que si hay mucho ruido me los pongo y ya está, pienso. La verdad es que necesito un café imperiosamente, así que decido arriesgarme.

  Una vez allí la cosa empieza a sorprenderme. En primer lugar el bar está regentado por una china y un parroquiano de avanzada edad y de fuerte voz conversa amigablemente con ella. Está claro que la china tiene buen humor y ha sabido hacerse con la plaza. La conversación además es bastante íntima y así sigue:

Recomendaciones



   No soy muy dado ha decirle a la gente lo que tiene que ver, comer u oír pero en este caso haré una excepción.

  Durante estos meses he tenido mucho más tiempo del que hubiera querido para leer, oír música y ver películas.

  Pondré en una lista lo que más me ha gustado y a veces al lado el nombre de la persona que me lo recomendó:

sábado, 30 de enero de 2016

Gatos espejos.



   Mientras desayuno veo pasar por delante de mi a mi gata y por un instante llega procedente de mi interior una cálida sensación placentera de amor gatuno por ella.

   Me pongo a pensar que en realidad no se lo que siente ella por mi. Seguramente, como dicen por ahí , me habrá catalogado como "proveedor de comida número uno", ya se sabe, los gatos van a lo suyo.

  Comparo a mi gata con los perros, o con lo que dicen de ellos, parece ser que en los perros es más obvio que albergan sentimientos hacia los humanos. Hay testimonios de sobra que lo confirman.

viernes, 29 de enero de 2016

Pensamientos



   Voy por la calle evitando que la gente me grite sus historias en la nuca. Cuando esto ocurre me retiro a un lado y les dejo pasar.

   No es que el ser humano , así en bruto, no me parezca interesante, pero no soy sociólogo, ni antropólogo ni coolhunter y bastante tengo ya con lo mío.

jueves, 28 de enero de 2016

El padre y el bebé.

 

    El padre exhibe a su bebé por todo el bar como si a todos se nos tuviera que caer la baba. Desde luego la niña es preciosa.

    No piensa el padre en las personas que no pueden tener hijos, tan absorto está.

miércoles, 27 de enero de 2016

Querido



  Bajo el jersey el frío y aún dentro de los zapatos. La humedad cala pronto. Los huesos ya duelen por el hartazgo de agua que ya no pueden absorber .

  Por suerte me considero una persona querida y sea o no verdad, prefiero decidir que así es. Aun así  nadie es capaz de entenderlo todo, nos pasa a todos, ni siquiera comprendemos bien  las pequeñas cosas que les ocurren a quienes rodeamos.

martes, 26 de enero de 2016

Neones



  Paseo por la Gran Vía y al fondo veo un neón que anuncia el Hotel Gran Vía. No puedo entender como algo que es tan feo y que de pequeño también me parecía feo, evoque en mi un sentimiento de nostalgia ¿Es el neón algo nostálgico? no, sólo lo es porque comparte con toda lo nostálgico la única condición de pertenecer al pasado.

  El cerebro se encarga, como siempre de realizar los cambios oportunos.

lunes, 25 de enero de 2016

Desayuno Familiar (La "Buena" educación).



   Junto a mi mesa se reúne una familia a desayunar. me llama la atención que el volumen de sus voces es bajo.

   Me fijo en sus cuerpos tensos, las sonrisas veladas, sus piernas y sus brazos están bien cruzados, y los pies , que siempre indican hacia donde uno quiere ir, apuntan todos hacia fuera de la mesa.

  La madre saca un pequeño paquete que le da a una de las dos hijas veinteañeras que lo abre sin mostrar ilusión alguna.

sábado, 23 de enero de 2016

Divagación.



  Vuelvo a estar solo ¿Acaso no es así como estamos siempre, envueltos en nuestra piel, en nuestras ideas y objetivos, sometidos a nuestros sentidos y ajenos a los demás?

    Es cierto que podemos dirigir nuestros sentidos, hacia  nuestros intereses y dejar entrar en nosotros a nuestra familia, a nuestros amigos, o ciertos libros. o músicas para que masajéen  nuestro corazón.

    Sigo leyendo, poniendo tablas en la ventana para que no entre la luz de la vida hiriéndome y para evitar que mi propia vida se me escape, por la ventana, al exterior.

viernes, 22 de enero de 2016

Dime


      Sólo se puede huir de un comienzo. Hasta el mismo Universo está en fuga huyendo despavorido de su propio inicio, del Big Bang, o quizás incluso del propio Dios.

      Todos huimos de algo y toda creencia esconde  una huida, así que mírate bien, en el agua de un estanque, en el río que fluye, en un espejo o en una fotografía y después, dime en qué crees y te diré de que huyes.
                                           

jueves, 21 de enero de 2016

El pinchazo , segunda parte.



  Voy al médico a por los resultados de los análisis que me hice el otro día, pero por alguna oscura razón no me han hecho los correspondientes a los riñones así que tengo que volver a completar la tanda la mañana siguiente.

  Pienso que tengo ya varios órganos vitales perjudicadicos, lo pulmones por el asma, el cerebro por la depresión y ahora los riñones (me figuro que a causa de las medicaciones) con una  insuficiencia renal crónica. " Menuda mierda de cuerpo tengo", pienso para mis adentros, "que decrepitud, si ya estoy pa tirar" sigo, y me río bien a gusto de mis propios pensamientos.

miércoles, 20 de enero de 2016

El dueño del bar (anécdota mañanera).

   

      El dueño del bar esconde sus complejos tras la cultura, hay buena música, incluso ópera, pero algo falla.

       Mientras hace el café se le cae al suelo un poco y en vez de recogerlo él mismo dice:

       - María lo siento, se me ha caído un poco de café.

        Y sale de la cocina una mujer con una escoba y un recogedor y le hace el trabajo sucio.

martes, 19 de enero de 2016

Lo oficial y lo inexistente.



 Hay un sufrimiento oficial de víctimas reconocidas, de crímenes políticos, de guerras, de violencia doméstica,... y luego está este otro sufrimiento humano del que no se habla porque es, en este mundo, inevitable y no rinde réditos políticos a nadie.

 No se habla, pero existe, y no atenderlo lo convierte definitivamente en un sufrimiento inhumano.

lunes, 18 de enero de 2016

Actualización



   Un olor a sudor rancio impregna la silla, la mesa y todo el rincón del bar donde me siento. No puedo ser yo, acabo de ducharme y de cambiarme de ropa así que acerco un poco el café  para ver si sus efluvios consiguen camuflarlo pero todo es en vano.

   Detecto por tanto un nuevo fallo de diseño del cuerpo humano que se suma al de no poder cerrar las orejas y es el de no poder cerrar la nariz, como hacemos con los ojos, a voluntad.

domingo, 17 de enero de 2016

Murmullo

 

    Me concentro en las voces que sobresalen del barullo y que vuelven a caer en él como saltan en el río a veces las truchas, volviendo a caer en él tras haber atrapado una mosca o una libélula.

    Me siento como el pescador que lanza el anzuelo una y otra vez y rescato del aire fragmentos inconexos de conversaciones intranscendentes y carentes de todo interés para mí.

sábado, 16 de enero de 2016

¿Inconstancia?



  La inconstancia, de la que tantas veces se nos acusa, sobre todo cuando somos niños o adolescentes no existe, porque si eres inconstante eres constante, en tu inconstancia.

viernes, 15 de enero de 2016

Conciencia Universal



   La conciencia es universal y con ello quiero decir que cuando yo muera, alguien abrirá los ojos, en cualquier lugar del mundo y se dirá a si mismo "Soy yo"con el mismo sentido e intensidad con que yo mismo lo digo y lo siento, con la misma firmeza y seguridad en su propia realidad de ser "Yo"

   La conciencia es universal, es un continuo igual para todos.

jueves, 14 de enero de 2016

De vuelta a casa



   De vuelta a casa voy pensando que estoy a medio camino, o por lo menos eso querría. Atajo por el callejón y a lo lejos veo venir a alguien conocido, aunque de momento no veo muy bien quien es.

  Adquiere, según se va acercando, un carácter imaginario pues el ruido de sus pisadas no coincide con los golpes en el suelo de sus zapatos.  Empiezo a creer que es solamente una sombra de alguien que realmente no está aquí en este momento, que quizás pasó ayer por el callejón, a esta misma hora.

  Nos juntamos a medio camino:

miércoles, 13 de enero de 2016

La Historia Interminable.



  Pienso en donde colocar mis cosas, esas a las que quiero y que ya no uso.

  Si las entrego ¿Las apreciarán quienes las reciban o acabarán con sus días ahogadas en una bolsa de basura?

  Recuerdo por ejemplo un libro muy querido "La Historia Interminable" lo leí de niño, para mi fue un libro mágico y después, cuando crecí, seguí guardando en mi interior su magia y me siguió pareciendo un objeto asombroso, pues tenía las hojas de dos colores, verdes para la parte de Bástian, el niño protagonista que vivía en el mundo real y rojas para el otro mundo el de Atreyu, que vivía en el reino de Fantasía, tenía, además, unas ilustraciones maravillosas.

martes, 12 de enero de 2016

Mayores



  Leo en un libro escrito en otra época que entonces la gente se conformaba más con la vida que llevaba, tampoco conocían otra. El libro no dice lo cabreados y resignados que estaban.

  Los niños andaban  por los campos haciendo cosas de niños y los mayores hacían ver que todo estaba bajo control.

lunes, 11 de enero de 2016

Paz



  Una tranquilidad pasmosa invade el bar chino. Es domingo, no hay tele, ni música, ni clientes, ni ruidos.

  Doy vueltas al café y contemplo por primera vez en mucho tiempo los círculos concéntricos que yo mismo provoco con mi cucharilla. Esto es lo que tiene estar más libre de estímulos externos, puedes ver cosas que en medio del follón habitual pasarían desapercibidas.

  Cuando empiezo a preguntarme, ante tanta paz, si estaré muerto, disfrutando por fin del sueño de los justos, entra una señora voceando y su grito es el pistoletazo de salida que pone en marcha toda la maquinaria.

   Se enciende la tele, la radio, empiezan a entrar clientes, comienzan los golpes, los movimientos de mesas y de sillas y los gritos, y yo, tras celebrar este único instante de tranquilidad y de paz, me pongo de nuevo los auriculares y hago que mi vida vuelva a empezar, esta vez esperanzado, porque la paz y el silencio son difíciles, pero existen, yo, los he visto.


domingo, 10 de enero de 2016

En mis sueños planetas



  En mis sueños recorro los planetas uno a uno  en un auténtico viaje astral y cuando estos comienzan a estallar en mil pedazos regreso a la Tierra y vuelvo al mundo por la entrada de artistas del Teatro Principal.

  El teatro está vacío , entre bastidores  me aguarda mi guitarra en su funda, la recojo, salto con ella del escenario al patio de butacas, recorro el pasillo, salgo al hall y después a la calle, a la vida misma, por la gran puerta de entrada del público.

sábado, 9 de enero de 2016

Churros



   Observo en la mesa de al lado la suicida dinámica de un grupo de señoras desayunando. El grupo va aumentando y cada una de ellas llega con su café con leche y con una docena de churros para el centro.

   Me figuro que es su forma de pensar que no se están pimplando una docena de churros cada una de ellas sola.

   La mente humana tiene muchas formas de autoengañarse y las señoras mayores las conocen todas, lo noto.

   No va con ellas ningún hombre así que me imagino que son, la mayoría al menos, viudas.

   Se acerca un señor mayor que entra a matar:

viernes, 8 de enero de 2016

El pinchazo



 Me ducho, me visto, y me presento a las ocho  de la mañana, en ayunas, en el ambulatorio,  junto con unas cuarenta o cincuenta personas más.

  Todos estamos allí, esperando para entregar nuestras muestras de fluidos corporales, en mi caso de sangre y a que nos llamen para pasar a la sala de extracciones. Miro a mis compañeros y veo que a todos se nos pone la misma cara de "perritos derrotados" ( como dice la canción)  en estas circunstancias. Así sigue la historia:

- ¡Enriqueta Artiach!, dice a voz en grito la enfermera. ¡Enriqueta Artiach!,¡Enriqueta Artiach!, ¡Enriqueta Artiach!, repite una y otra vez, antes de que me dé tiempo de acercarme a la mesa donde entregar el volante y deshacer el equívoco.

jueves, 7 de enero de 2016

Detenido




   Todo se ha detenido como en un mal sueño, como en un cuadro, como en una fotografía.

   Desde el fondo del río veo fluir el agua, fría y clara, con todos sus peces y sus insectos

   Fluye también el aire y veo caer las hojas que corren con el agua abajo.

    También el sol y la luna se mueven y se mueve para todos la vida y el tiempo, pero mi mundo se ha detenido, como en un mal sueño, como un en cuadro como en una fotografía.

miércoles, 6 de enero de 2016

Como un gato al sol




  Como un gato al sol observo lo que lleva la gente. Hay quien lleva perros y quien es llevado por ellos, hay quien lleva un instrumento musical sin ser consciente del peso que se ha echado encima.

  Hay quien lleva una mirada perdida y hay quien lleva  encima una vida perdida.

martes, 5 de enero de 2016

Suelo



  El suelo de la calle ya de por si sucio se ennegrece más al caer el Sol y con ese color pesado sigue ahogando mis pies.

 Luego, gracias a las farolas, comienza a brillar como el azabache con una luz mayor que la que le otorga el día y con los focos amarilleando el aire sobre él, se siguen proyectando las sombras, ahora más concretas y más tenues, de los autobuses y de la gente.

 Hago un esfuerzo y atraído por una fuerza antigua, salgo del bar donde escribo para callejear y ver entre los tejados la Luna llena.

lunes, 4 de enero de 2016

Emerger

 

 Emergencia, emerger. Sueño con animales marinos mostrando sus lomos al cielo en medio del océano. Cetáceos que emigran para aparearse en aguas tranquilas.

  ¿Qué sueñan ellos mientras duermen ,las ballenas azules.o los delfines que lo hacen con un ojo abierto?

  Se que los gatos sueñan porque he oído al mío maullar en sueños cuando duerme a mis pies.

  Cuando un animal muere mueren también con él sus sueños, tan hermosos que nadie todavía ha sido capaz de verlos


domingo, 3 de enero de 2016

Lo que falta



   Veo dos vasos de refresco abandonados en la salida de emergencia de un Mc Donald`s  y pienso que faltan dos chicas jóvenes que hace un rato reían presas de sus revueltas hormonas adolescentes.

   Entra en el bar un señor al que le falta la corbata y veo una estantería llena de revistas y libros a la que le falta, sin duda. un par de buenos clásicos.

   Una de las bombillas de un aplique está fundida, hace ya días. Pasa  un niño de la mano de su madre al que le falta ir a la escuela pues está de vacaciones


   Falta también un poco de silencio y de compasión, así en general, pero ese es otro tema y falta, sobre todo en el mundo, sensibilidad, es decir, inteligencia, y mucho, mucho amor.

sábado, 2 de enero de 2016

Vigías



   Todo discurre con una inusitada viscosidad, es como estar dentro de un tarro de miel al que se ha dado la vuelta para recuperar los restos que se han quedado en el fondo, pero parezco ser el único que así lo percibe. Privilegio de los soñadores y de los vigías, de los que soñamos despiertos.

   Me siento en una esquina, soy un vigía que todos los días ve las mismas cosas. En eso pasamos los vigías el tiempo aburridos sin que pase nada en general.

  A veces alguien se fija en nosotros y eso constituye en si mismo una novedad. No saben que somos vigías, nos consideran sólo  tipos solitarios, algo raros, a los que no conviene mucho prestar atención no sea que salgamos a su encuentro.

  No trabajamos para nadie, no pasamos informes a la CIA  ni nada de eso, eso lo harían los locos que se figuran ser agentes especiales.

  Los vigías lo hacemos sólo por puro entretenimiento como el que hace la cola del cine para pasar el rato y luego no ven ninguna película o los que juegan consigo mismos al ajedrez.

   A veces hay alguna compensación, cuando reconocemos a otro vigía en el fondo del bar, observándolo todo y le sonreímos, desde el otro lado del tarro de miel, con la justa complicidad .

viernes, 1 de enero de 2016

En el chino.



   Un martes de cada dos, a eso de las diez de la mañana ,mi recorrido diario me lleva a un bar regentado por un chino. Siempre tiene la tele alta con las noticias, pero no me importa porque el espectáculo está allí mismo y no necesito leer ni sacar los auriculares para aislarme, sólo tengo que sentarme en un rincón y esperar:

- ¡Buenas noches! grita mientras entra un señor que ya va pasado de vino, y el chino sin mediar palabra le pone un vino.
- ¡Jooder, continúa gritando, pero qué les costará poner las páginas del periódico bien! ¡En su casa no harán lo mismo!.

Estoy seguro de que las páginas del periódico están en perfecto orden y de que el que está "desenfocado" como diría Woody Allen, es él.

- El peliódico  mío, replica el chino.
- ¡Bueno bueno que no me quiero enfadar! grita el hombre ya fuera de sus casillas.

 A todo esto entra una nueva clienta;

-Buenos días, un cortado y tres churros.
- Coltado tre churro malchando, contesta el camarero, y una vez que se los pone la señora dice:

- Muy buenos los churros.
- ¿Feos? contesta el oriental.
- No, no, muy buenos.
- Si, si buenos pero feos, no salil bonitos.
 la señora insiste "buenos buenos".

  Y yo que he pagado mi cortado  al principio en previsión, me escabullo antes de que la cosa degenere más, dejando allí a la señora, al borracho enfadado y al pobre chino deprimido porque los churros no le salen bonitos, que pobre, alguien debería decirle que los churros son así de feos y que en este mundo no se puede tener todo, la señora, el borracho, los periódicos y encima los churros buenos y bonitos, a donde va a parar.