jueves, 31 de marzo de 2016

Ciberespacio



 Me siento ante las teclas, escribo.

 Descanso un poco en la cama cercana, tomo un café y sigo.

 Aunque no quede ningún papel, nada físico, quiero dejar todo mi interior por escrito.

 Me agoto, continúo, caigo en el ciberespacio, donde por fin me extingo.

miércoles, 30 de marzo de 2016

tierra



 La tierra no es nada, la coges y se resbala como el agua o el tiempo entre los dedos.

 Estas son las cosas que nos sustentan, la tierra, el agua, el tiempo y la nada.

martes, 29 de marzo de 2016

Desayunos diversos.





     Son las ocho de la mañana. Después de una noche de insomnio bajo al bar a por el segundo café de la mañana.

      Veo una buena cantidad de asombrosas bebidas amargas en el desayuno gitano, con torreznos y longaniza frita, en la mesa de al lado. Estos chicos no se privan de nada ya desde el punto de la mañana, estos sí que saben vivir,

    Sin embargo en otra mesa dos mujeres se reúnen en el bar, todavía sin desayunar, para trabajar con sus tablets, Como parece que no les importa que todos nos enteremos de sus manejos subo inmediatamente el volumen de mis auriculares.

    Que insalubres son también a veces las vidas de los demás, por distintos motivos a la mía, claro, pero la diferencia es que me parece que a ellas, a las mujeres de las tablets, les gusta que así sean,  me alegro por ellas, que modernas,

    Ya se van, estamos en España, algo bueno tiene que tener, la reunión  de trabajo ha sido corta.

    Cada cual empieza sus días como buenamente puede, yo prefiero el café, las pastillas, la paz y el azúcar .

       

lunes, 28 de marzo de 2016

las pesas, los libros.




    Las pesas del gimnasio suben y bajan produciendo una quema de energía inútil. Un recorrido de sirgas y poleas  que se mueven sin llegar nunca a ninguna parte, generando un murmullo de golpes que solo puede ahogarse con una chundarata, también absurda, salida al menos de la ya eterna radio fórmula.

    Los libros y de las películas en las bibliotecas, sin embargo, salen de su espacio y acaban por habitar el mundo interior de los usuarios.

   Quiero pensar que cada vez que alguien lee un libro, que escucha música, o que ve una buena película, se vuelve un poco más sensible, un poco más humano.

   Puede que todo eso se quede para siempre en el interior de ese ser más "cultivado" y que le sirva para sobrevivir en un mundo cada vez más violento,

   Puede ser que sólo con no participar en la barbarie ya se haga un gran servicio, pero deberíamos conseguir que todo eso que ha sido cultivado diera sus frutos.

   No es algo que se promueva y este debe ser sobre todo el motivo de que lo hagamos nosotros mismos.

domingo, 27 de marzo de 2016

"Chullo" Chino.



 Hoy en el bar, un abrazo lento entre dos amigas. La camarera china pone cafés y "Chullos"

- ¿Quiele chullo? invito a uno, me dice.
- No gracias, tengo que adelgazar.

   Voy caminando hasta este bar, que me queda a desmano, para hacer algo de ejercicio y aunque hay un amigo que está convencido de que todo alimento alargado, no engorda, y a veces me dice:

- Quique, ¿no te das cuenta? ¿Cómo va a engordar un churro, no ves que es fino?, si fuera una porra aún pero ¿un churro o media docenica? y sigue y sigue, aunque yo como es lógico no le hago caso y por eso rechazo el "chullo" a la amable china.

  Al rato me empiezan a sonar las tripas, joder, la próxima vez, por si acaso le haré caso a mi amigo y a la china ¿Quién soy yo para llevarles la contraria? ¡A quién se me ocurre!



sábado, 26 de marzo de 2016

Ingenua levantada



    Levantarme cada mañana es como tirarme de un tren en marcha.

    Después del golpe mi gata viene a buscarme y maúlla impaciente  para que le siga a la cocina y le de su desayuno. Una vez allí intento recuperarme de la caída diaria al abismo de la vida, con pastillas, tostadas y café.

 Hay algo de ingenuidad en todo esto, como en el niño de la parábola, que intentaba meter, en un agujero cavado por él mismo en la arena, todo el agua del océano, pero estas son  mis únicas armas, así que, un poco de ingenuidad y los maullidos de mi gata me devuelven al mundo, cada mañana.

Nota: Foto de Carmela realizada por Vampi Monahan.

viernes, 25 de marzo de 2016

Enseñanza




  No hay posibilidad de enseñar ni de aprender nada, pues gracias a la enseñanza general básica E.G.B. en mi época y esencialmente lo mismo pero con otras siglas en épocas posteriores, y gracias a las generalización de los ciclos superiores, todo el mundo acaba escolarizado ( lo que está muy bien) y acaba sus estudios creyendo que ya lo sabe todo.

  Se concluyen los estudios y en ese momento se acaban el aprendizaje y el enriquecimiento personal.

   Cuando por alguna razón personas con más inquietudes siguen cultivándose, como se decía antes, y esta es una expresión que curiosamente casi ha desaparecido de nuestro lenguaje común, estos raros individuos  son condenados al ostracismo, porque los demás , como ni siquiera saben lo que es una persona "Culta", no pueden reconocerla, ni aprender nada de ella.

  La educación universal, que es un gran logro y un derecho,ha traído consigo, en su otra cara de la moneda, la soberbia de los que menos saben y la huida de la vida pública de aquellos de los que más podríamos aprender.

    Dicho de otra forma, saber cada vez más de menos cosas, en vez de traernos humildad, curiosidad y el placer de seguir aprendiendo más, nos ha traído soberbia, la prepotencia y la sordera funcional.


Imagen, sonido, silencio.



   Siempre la imagen, en los libros, en las pantallas, en el interior de la cabeza, en la música que genera  películas interiores,en la foto en movimiento... ni en la oscuridad de la noche tiene fin, la imagen, continúa en los sueños.

   El sonido, sin embargo, tiene su opuesto, aunque hace tanto tiempo que no lo sentimos que no lo conocemos.

    Paro mis manos, callan las teclas y el pensamiento, aquí está, mi paz mi silencio.

jueves, 24 de marzo de 2016

Nubes



 ¿Cómo saber si alguien ha sido pensado o si ha sido abandonado también en el pensamiento?

 Tumbado en la hierba veo las nubes  que corren y el sonido del viento me dice que no me vuelva a preocupar nunca por nada.

  Que todo pasará pronto, como una de sus ráfagas.

miércoles, 23 de marzo de 2016

Otro paseo matutino




   Hoy en mi paseo matinal, que realizo por prescripción médica, veo al indigente que venía al bar donde trabajaba, ese  al que yo daba café con leche y churros y al que un "compañero" cuando yo no estaba, quería echar agua hirviendo por encima.

 El  hombre asustado por sus amenazas dejó poco a poco de venir.

  Parece que el señor está muy recuperado, lo veo hasta en su posición corporal, ahora camina erguido. y me alegra mucho que así sea.

 Veo en un escaparate una antigüedad muy hermosa. Pienso que muchas cosas bellas están desapareciendo del mundo, pero con ellas se va de él también el lujo, lo que sin duda es bueno.

  Una señora temerosa se aferra a su bolso, como si pudiera ver en mi mente todas las maldades que he estado pensando esta última semana.

  Por fin paso por el lugar donde estuvo una antigua puerta de la ciudad y que fue derribada en 1868

   Hay en una pared una reproducción a tamaño aproximado dicha puerta. Me pregunto en qué momento decidieron los habitantes de la ciudad que ya no merecía la pena tener un recinto seguro ¿Se sentían a salvo?

   Me inclino a pensar que se sintieron, como todo el mundo alguna vez, modernos.

martes, 22 de marzo de 2016

No estar




   No estar, esconderse, agazaparse, quitarse del medio en el momento oportuno, ceder el paso.

   El camino es largo y estrecho y no puede uno pararse a descansar sin que se pare también el mundo propio y los cercanos

lunes, 21 de marzo de 2016

Recorrer.

 

  Entre un número y su siguiente hay infinitos números decimales.También pasa esto con el espacio, entre un centímetro y otro hay infinitas divisiones .

  Esta distancia  que nos separa es por tanto mucho mayor de lo que nos indican nuestras miradas y nuestras manos.

  Nos parece que estamos cerca, pero todavía nos queda un gran trabajo que hacer y un gran camino que recorrer.

domingo, 20 de marzo de 2016

¿Me ves?

  


           ¿Me ves? 

 Parece que sí que me ves porque me hablas, pero no me ves a mí, te ves a ti misma con tu voz entrando en mí.

          Te hablas a ti misma conociéndome de una forma superficial y exigua.

          En realidad no me posees, ni me conoces.

         Posees solo parte de mi atención y yo mientras hablas me pregunto, ¿por qué te conformas con tan poco? ¿No quieres conocerme por completo? requiere un esfuerzo pero lo que te ofrezco merece la pena.

La respuesta es “no”, porque no lo necesitas, ni siquiera llegas a planteártelo y solo coges de mí aquello que te conviene y que está alcance de tu  mano, allí lejos, en la superficie.

sábado, 19 de marzo de 2016

Mala calidad

     

        Cuando empezaba a salir con Anabel me puse enfermo y ella se ofreció a llevarme al médico en su coche, un Peugeot 205 rojo de segunda mano. Me recogió en la Plaza de España, entré en el coche, estaba muy guapa, llevaba unos vaqueros gastados y un jersey rojo que le sentaba de maravilla. Aparcamos y subimos a la consulta del doctor X.

         Lo primero que llamaba la atención era que tenía muchas fotos suyas bailando el tango con su mujer. Tenía bigote el médico y estaba contento. Me auscultó, me metió el palo de madera en la boca y me hizo decir “aaaaa”. Luego me dijo:

  Tienes anginas y girándose hacia Anabel le dijo:
  Es que es de mala calidad.

         A lo que yo contesté todavía con el palo en la boca

Hubieda preferido que lo descubriera ella pod sí mipma poco a poco.
Bueno, dijo él, así son las pruebas de fuego, chaval.
        
         Nos fuimos de allí y  al salir, el doctor le insistió a Anabel:
 Es que es de mala calidad.


         Llevo ya más de diez años con Anabel y desde luego no puede decir que no se lo advirtieron (dos veces).

viernes, 18 de marzo de 2016

Un gilipollas en la biblioteca.

Estoy en la biblioteca haciendo hora para ir a la psicóloga . Leo los escritos de Edward Munch.

Frente a mí, unos sillones más allá, se sienta un hombre viejo que lleva consigo todas sus pertenencias.

Está claro que es un indigente que se dispone a pasar a la mañana a cubierto, echa una cabezada, lee y descansa tanto como le es posible.

Se oye a un gilipollas hablando por teléfono, gritando y dándose importancia, como sólo saben hacer los gilipollas. El idiota de él no se da cuenta siquiera de que hay más gente en el mundo.

Mientras tanto el indigente se despierta con los gritos que interrumpen su precario descanso, escucha todas las idioteces del tonto y lucha por continuar viviendo su vida, en la biblioteca, como hacemos también de alguna manera muchos otros.


jueves, 17 de marzo de 2016

El río.


    ¿Qué le pasa al río cuando un ave cae en él agotada y se convierte, en su eterno descanso, en alimento para los peces,cuando las nubes lo cubren de lluvia golpeando sus superficie con afiladas gotas de agua extraña, cuando los humanos tienden puentes sobre su cauce, llenando su paso de ruidos que no dejan escuchar su trabajado murmullo? ¿Qué le ha pasa al río cuando recoge en su seno un cuerpo humano y lo ahoga ayudándole en su propósito?

   El río entero es como una gran serpiente, un enorme animal que alberga un sólo pensamiento perfecto, una inquebrantable voluntad de correr y de llegar pronto al mar, arrastrando consigo todo todo lo que es tan débil como para dejarse llevar por él.
 

martes, 15 de marzo de 2016

Ella



   Hace tanto frío dentro como fuera de la marquesina.

  Volvemos a casa después de quemar otra etapa.

   Las chicas de la parada comentan lo despeinadas que se han quedado a causa del fuerte viento,

   Nosotros nos miramos a los ojos muy dentro hasta que el mundo desaparece.

  A veces una mano, una palabra, son suficientes para frenar los mounstruos y el miedo que acechan la realidad de los mayores.

   Ay de quien no tenga a nadie que caldee su corazón y lo proteja en los días de cierzo.

lunes, 14 de marzo de 2016

Un día cualquiera



   Parece un día normal, pero nunca lo es. Me siento a que aparezca el destello, la oscuridad, aquello que se mueve, que se arriesga a ser visto.

  De repente las dos chicas que discutían se besan, alguien cae redondo en mitad de la calzada, un autobús llega a tiempo.

   Alguien te deja en la estacada.


domingo, 13 de marzo de 2016

Forges. Pequeño homenaje.

 

    Cuando era todavía un niño descubrí,  junto a la enciclopedia donde buscaba fotos de nebulosas espaciales, porque me parecía que una de ellas era tan hermosa que sólo podía tratarse de una foto del mismo Dios, un libro de lomo azul, casi celeste, lleno de viñetas de Forges. Me encantaron aunque no podía todavía leer entre lineas toda la información y toda la sabiduría que estas imágenes me brindaban.

    Ahora, después de tantos años es un placer ver que este genio sigue ejerciendo en plena forma. Muchas gracias por todo, querido Forges pero sobre todo por tu verdadera compañía interior.


No ver.

 

    Parece increíble que el ser humano, que posee un sentido dela vista excepcional, no sea capaz de ver a los seres humanos que tiene, ya no en la frontera de Grecia, sino mucho más cerca, en su vida diaria, a las personas más próximas.

   Creo que esto sucede porque tenemos otro órgano que es el cerebro que discrimina todo aquello que no queremos ver, Un ejemplo palmario se da en publicidad, vemos un porcentaje mínimo de los anuncios con que nos bombardean a diario, sólo vemos los que por alguna razón nos llaman poderosísimamente la atención.

   Este mecanismo tan útil para otras cosas como la que acabo de citar, porque si viéramos los miles de anuncios que pasan a nuestro lado nos volveríamos locos, se vuelve contra el propio ser humano cuando lo que discriminamos, lo que no vemos, son otros seres humanos.

    En algún momento todo esto se vuelve contra nosotros mismos:

    Hoy tu no me ves a mí y mañana el no visto eres tú.

    Y esta es la explicación a grosso modo (en mi humilde opinión) de la Soledad Humana.

Ahora que ya lo sabemos, ya no podemos hacernos los sordos, ni los locos, ni los ciegos, ni los suecos.

    Nota: Parece mentira la cantidad de expresiones que hay en nuestro idioma para referirse a esta actitud, lo que es sin duda muy significativo.




sábado, 12 de marzo de 2016

Sobreviviendo.



Dormí solo para que mis sueños no te pertenecieran. Lavé mi cuerpo en una bañera llena de agua hirviente, Dejé de comer como hacen los gatos cuando barruntan la muerte.

Me escondí tras la barba, tras la ropa y los libros, esperando a que todo acabara. Me fui de allí una mañana de invierno para no acabar matándome

Por todo esto y por tantas otras cosas un día me pediste perdón y me diste las gracias.

 Pasan los años y aunque ya te perdoné y ya casi nunca pienso en ti, se que todavía estoy pagando el envite y  que por tu causa tengo un poco necrosados el  cerebro y el corazón.
 

 

viernes, 11 de marzo de 2016

El contenedor.

 

    Voy hacia un café y de camino y veo junto a un contenedor de papel, un carrito de la compra de supermercado lleno de periódicos, libros, revistas y cartones.

   Mi primera impresión es que está abandonado, pero cuando me acerco veo a una persona dentro del contenedor. No sé como se ha metido allí , será el hambre que otorga estos superpoderes.

   Desde dentro el hombre saca todo el papel que queda y lo va vertiendo en el carrito.

   Esto sucede en pleno centro de Zaragoza.

   Cuando por fin me siento a la mesa del café veo en la televisión el parlamento, donde  un montón de absurdos e inhumanos diputados están hablando de lo que sea que hablan ellos y ellas, en el congreso.


jueves, 10 de marzo de 2016

La rubia de los melones (Otra anécdota de frutería)




  Estaba mi mujer de nuevo eligiendo un melón en un supermercado y después de elegirlo a conciencia, decidió que sólo quería llevarse la mitad y como el super en cuestión daba esa opción e incluso lo anunciaba en un cartel, buscó a una empleada y le dijo:
- Por favor ¿Podría cortarme este melón por la mitad?
- Sí, claro, espere un momento que llamo al frutero, y fue a buscarlo bastante lejos, al almacén.
Estaba esperando Anabel al frutero cuando de pronto al final de un enorme pasillo oyó la voz del frutero que decía a voz en grito:
- ¡¡¡A ver ¿Dónde está a rubia de los melones?!!!
- Aquí aquí, respondió un poco agazapada nuestra heroína a la que miraban ya todos los clientes del establecimiento, mientras todos, incluida ella, se reían de la ocurrencia del señor frutero
Este llegó y con gran eficacia y mayor sorna cortó y envolvió el medio melón en medio papel de plástico y dijo:
- ¡Aquí tiene señora! Como si no hubiera pasado nada.
Hay que ver que gente tan osada y tan jocosa hay por el mundo ¡bien por ellos! y bien también por la "rubia de los melones" que ayer me dio permiso par contaros esto en el facebook, para así regocijarnos todos juntos, una vez más,

Eco



    Tras una rápida búsqueda por toda la casa confirmó que estaba, como siempre, de nuevo, en total silencio y solo.

    Gritó en la habitación vacía. pero el eco nunca fue una respuesta, ni animal, ni humana.

miércoles, 9 de marzo de 2016

Bosques del norte




    Bosques del norte, donde los alces duermen de pié apoyados en los árboles  para poder huir más rápidamente de sus depredadores.

    Ríos repletos de ámbar escondido bajo sus lechos cubiertos de limo.

   Acogedme pronto bajo un manto blanco y mítico. Convertidme en primavera en alimento de buitres y osos, en leche para los oseznos, quiero ser vida, vida sin más, verdadera y salvaje.

martes, 8 de marzo de 2016

Melones (Una anécdota de frutería 1)



 Queridos amigos. me cuenta mi mujer que ayer fue a comprar un melón a la frutería del barrio. Como todo el mundo sabe, elegir un melón no es cosa fácil, hay quien dice incluso que es un arte, así que Anabel, que así se llama,se tomó su tiempo.
Ya se había decidido por uno, sin duda el mejor de toda la frutería, y cuando lo cogió y le dio una última vuelta entre las manos para asegurarse de su elección, vio pegada en él,una etiqueta en la que se leía "Reservado Mohamed" ¡con lo que le había costado elegirlo! la pobre se conformó con el segundo mejor y luego, en la mesa, cuando nos lo contaba, decía "Pues podría haberle puesto la etiqueta a otro melón y haberme llevado el bueno" y tenía razón, claro.
Dicho esto, estimados amiguetes tengo que deciros dos cosas:
1- A los que vivís en mi barrio que sé que sois muchos:
Ya sabéis que en la frutería que ya sabéis el mejor melón lleva una etiqueta de "Reservado Mohamed" así que no tenéis mas que ir a buscarlo.
2- A Mohamed:
Mohamed, galán, sol de Aragón,ya puedes ir pronto a recoger tus melones reservados, porque como vayamos cinco o seis colegas por la mañana antes que tu y cada uno le traspase tu etiqueta a otro melón, al final, después de hacer el esfuerzo de ir a elegirlo temprano, cuando vuelvas a por él, te vas a llevar un disgusto y un melón malísimo y pensarás además que has perdido tu toque mágico para elegirlos.
Bueno, avisados quedáis todos, ya sabéis que hay que comer mucha fruta. Salud.

Diez " máximas mínimas" o Máximas mínimas dos.



-  Todo está envuelto, tapado, los suelos, las paredes, nosotros mismos, por eso todo parece ser otra cosa.

-  Los sueños y el descanso no son suficientes.Viajamos para olvidar por un momento nuestras vidas.

- El saber cada vez más de menos cosas,  en vez de darnos humildad, nos da soberbia.

- Para mucha gente enfadarse es su única forma de pensar, su única manera de operar con su mente.

- Los auténticos pijos son racistas monetarios que se relacionan y se mueven en pequeños círculos por
 inercia.

- Veo niños con globos de propaganda electoral, pobres niños, ya embadurnados en política.

- El tiempo también tiene constancia: una constante huida.

- No hay estrellas de cuatro puntas, las que hay son apenas cruces.

- Ya no sufro porque ya me estoy marchando.

- Cada cual cuida su gato y Dios el de los demás.



lunes, 7 de marzo de 2016

De madrugada

 

     Hoy tengo una cita temprana en el hospital, una pruebas sin importancia, Como hay huelga de autobuses decido levantarme pronto y acudir andando tranquilamente, dando un paseo.

     Mantenerme lejos de los autobuses llenos de viajeros y de conductores malhumorados y el caminar despacio, me dan la oportunidad de volver a ver el mundo a primera hora de la mañana y ver cosas que antes, al ir atropellado, no veía.

    La primera conclusión que saco es que cuanto antes se levanta uno más absurdo parece el mundo.

    Veo a muchos trabajadores de traje, muy bien vestidos, algunos bajando de coches carísimos, nunca pensé que los ejecutivos y los oficinistas de altos vuelos tuvieran que ser de los primeros en levantarse. Se mezclan con los niños arrastrados de la mano todavía medio dormidos. Estos son los grandes damnificados del madrugón y de un horario escolar pensado para la comodidad de los mayores y no para la salud de los niños.

    Pasan dos o tres muchachas enamoriscadas que atraviesan sin darse cuenta de nada los desechos nocturnos. Más niños llevados al colegio por sus abuelos y entre muchas otras personas obreros trabajando en futuros comercios.

   Veo también seres humanos recogiendo sus pocas pertenencias y desalojando como cada mañana, el cálido interior los cajeros.

domingo, 6 de marzo de 2016

La esperanza.

 

   Tuve hace años la suerte de trabajar con mi familia y de compartir desde muy joven las preocupaciones económicas de mis padres.

  Una noche, después de un largo e improductivo día de trabajo en el bar mi padre me dijo:

- Quique ¿sabes lo que me dijo un día mi padre?
-  Pues no, dime, dime.
- Pues una vez, que andaba el hombre muy preocupado me dijo "Hijo mío, no hay nada más parecido a un cadáver que un hombre sin dinero"

  Yo me quedé muy pensativo pensando que aquello no podía ser verdad. Más tarde durante años, cuando conocí en  mis propias carnes las limitaciones que supone andar por la vida sin poder siquiera coger un autobús, pensé que al abuelo no le faltaba algo de razón.

  Hoy día  que ya se lo que sé lo que es sentirse como un cadáver por no tener un duro, porque ya lo he vivido, pienso que hay todavía algo más parecido a un cadáver que un hombre sin dinero : un hombre sin esperanza ni ilusiones.

   Todo esto lo sé, porque también lo he vivido

   Nunca perdáis la esperanza y guardaos siempre una ilusión para más adelante, aunque esta sea muy. muy pequeña.

    Pd: El la foto "El Horizonte"

sábado, 5 de marzo de 2016

Nueve frases. Mínimas.

-No  bebemos para olvidar si no para llenar ese agujero interior, que nos hace sentirnos vacíos.

- Nos escuchamos todavía  menos a nosotros mismos que a los demás . Así se empobrece el mundo.

-Soledad, no por falta de compañía si no de escucha y de comprensión.

- Eso de la revista no es una mujer, es una foto

- Oro, refulges como una máquina tragaperras.

- El canto nunca se apaga, si lo hace ya no es canto, es silencio.

- ¿Cuanto tiempo pasas dentro de ti y cuanto fuera, en el mundo?

- Nadie puede decir que se irá de este mundo por donde vino.

- Sincronicemos nuestros relojes.




viernes, 4 de marzo de 2016

Violencia de fondo



     Siento una violencia de fondo, es el rumor de la humanidad, de la misma forma  que las olas son el del mar,

    Ya lo dijo un sabio, "la paz no es la ausencia de guerra, la paz es otra cosa"

   "Otra cosa",  que al parecer, no es de este mundo.


Nota; En la foto Jiddu Krishnamurti. Como me dijo un amigo que me vio con uno de sus libros en la mano " Cuando lees sus obras te da la vuelta a la cabeza como si fuera un calcetín ", Ya lo estoy notando, ya, le dije yo mientras leía.

jueves, 3 de marzo de 2016

Películas históricas

 



    Nos extrañamos de que en nuestro mundo haya corrupción,violencia, guerras o intrigas por el  poder, pero todo esto nos parece normal cuando vemos una película histórica.

    ¿Acaso pensamos que el ser humano ha cambiado tanto desde entonces?


miércoles, 2 de marzo de 2016

La razón



  Todo el mundo pretende tenerla pero nadie escucharla ¿cómo entonces vamos a aprenderla?.

  Se da también  el caso contrario, el de la persona que la tiene y tristemente se la guarda para si. Ya no le quedan fuerzas para exponerla, para discutir con gente que no escucha y que rechaza la opinión ajena por sistema.

  No le quedan fuerzas en definitiva. para defenderla y esto le genera, al que esto ocurre, frustración, soledad y tristeza.

   Pd;  En la ilustración nuestro querido Galileo Galilei intentando convencer de cualquier cosa a dos obispos,

martes, 1 de marzo de 2016

En mis sueños patines.




     En mis sueños de niño patinaba de noche por la calzada de un Paseo de la Independencia vacío. No notaba la vibración habitual que las ocho ruedas hubieran provocado en la vida consciente. No había rozamiento, ni ruido, ni esfuerzo, solamente mi cuerpo lanzado a gran velocidad y mi corazón latiendo en el pecho henchido de libertad.

   Ahora ya pocas veces sueño que patino, será porque ya no patino y cuando lo hago, nunca siento todas aquellas emociones puras y embriagadoras, pero sobre todo nunca siento esa sensación de libertad.

   Algo me dice que ahora mis sueños están un poco más afectados por la experiencia. En el fondo mi inconsciente sabe que no existe la libertad completa y por eso yo ya no la puedo soñar.