sábado, 30 de diciembre de 2017

Autosuficiencia

Tirar del hilo, de una impresión apuntada en mitad de la calle en un cartón

Tirar de una intuición que me sirva de excusa para empezar a escribir, para escribirme, para así verme reflejado en el espejo que es el papel, para ya no estar más sólo, creando con mi escritura mi propia compañía.

Crear una intimidad diferente, construida por mi mismo y sólo para mi mismo.

Hay que aprovechar lo que se tiene y ser capaz de transformar la soledad en sueño, el aislamiento en descanso de los demás y de uno mismo y ese descanso en paz y en libertad. .

jueves, 28 de diciembre de 2017

Buenas personas

A menudo me cruzo con personas que por su educación o por su ideología piensan de forma diferente a mi sobre tal o cual cosa, están en su derecho, es la diversidad, y además eso, en realidad no es lo importante.

Lo importante no es pensar de otra forma, lo lesivo es ser inflexible y mantener los problemas en el plano del pensamiento, de lo abstracto, de la razón, porque el pensamiento no es algo verdadero. y esto les impide ver la realidad de fuera de sus cabezas: a las personas que están delante y que son de carne y hueso.

A menudo les disculpo "son buenas personas", me digo a mi mismo, aunque a veces pienso que para ser de verdad buena persona, no sólo en el plano del pensamiento, sino en la realidad, que es donde corresponde serlo, hay que ser capaz de pensar por uno mismo en el otro, y por tanto de actuar por uno mismo, correctamente, hacia el otro

Ilustraré todo esto con una anécdota infantil:

Un día mi padre fue a buscar el chocolate y no lo encontró porque yo me lo había acabado, "Pero hombre, hay que dejar siempre algo para los demás" me dijo, "No me he dado cuenta" contesté, a lo que él replicó "Pues hay que darse cuenta".

Sobre todo hay que darse cuenta de una sola cosa: Uno no está solo en el mundo,  hay más gente en él.

miércoles, 27 de diciembre de 2017

Humildes

Los humildes no llegan nunca lejos en un mundo que premia la osadía, que es descendiente directa de la ignorancia.

La humildes no triunfan en este mundo, pero sin humildad no es posible aprender nada, así que, aquí estamos en manos de osados ignorantes incapaces de aprender nada debido a su soberbia.

Así ha sido siempre y así será. No es posible cambiarlo pues cada vez,los osados ignorantes, acaparan más poder. Sólo se puede ser consciente del problema y cargar con las consecuencias de este "darse cuenta" de las cosas.

Menudo premios nos da el entendimiento. Vive Dios (Si es que existe),

martes, 26 de diciembre de 2017

Selección humana.

El que mejor se adapta al entorno sobrevive, logra reproducirse y transmitir sus genes (Darwin Dixit). 

Viendo cómo es el entorno, la degradación del mismo por el ser humano, y el entorno del propio ser humano: la sociedad en la que este vive, tan absurda y superficial, se entiende que el mundo está entrando en un círculo vicioso, en el que el tipo de seres que se reproducen son los más aptos, aunque sólo para este tipo de entorno. 

La novedad es que ya no son las leyes de la naturaleza las que rigen este proceso, sino las del ser humano, que al ser capaz de manipular el entorno se ha hecho con el control de la situación. Me refiero, está claro, sólo a los pocos seres humanos que han llegado a la cima de la cadena trófica. 

Y así es como poco a poco se van quedando en el camino la inteligencia, la humanidad, la naturaleza y en definitiva, toda la belleza del mundo.

lunes, 25 de diciembre de 2017

No construir más

Durante años una de las estrategias que utilicé para sobrevivir fue la creación, no tanto la creación artística (que es un placer en si misma), como el trazado de planes que impulsaran la vida cotidiana hacia delante.

Hoy, con cuarenta y cuatro años tengo ya la satisfacción , para bien o para mal, de considerarme un ser terminado, acabado,  en el mejor de los sentidos. Así que ese afán de construcción de cara al futuro, huelga, por estar ya fuera de tiempo.

Me veo así libre de tener que construir una relación de pareja duradera, una familia, una carrera académica, artística o musical.

Tras mi enfermedad he tenido el placer de recuperar mi oficio de camarero y de sentir, gracias a él, que soy capaz y libre de ejercerlo en cualquier lugar del mundo.

 La vida, tal como ha sido, y de ella no cambiaría ni una coma, me ha llevado hasta aquí  como a otros les lleva a otros lugares y ahora queda el mayor y más placentero de los quehaceres de la vida: Estar, sin más. en ella.

Mirando

Apenas alzas la mirada en la calle, por encima de los coches aparcados y de los rótulos de los comercios, aparece todo aquello que pretende estar escondido ante nuestros propios ojos.

Antenas parabólicas, rejas , geranios, perros y gatos encerrados en las balcones. Tipos fumando en las ventanas  mirando el escote de las chicas, como si fueran ellos los que dentro de un rato fueran a desnudarlas.

Las construcciones, todas amontonadas en cualquier calle de cualquier ciudad, sosteniéndose unas en otras como harían los borrachos a primera hora de la mañana.

Kilómetros y kilómetros de cables eléctricos  recorren los edificios, primero rodeándolos a la altura de sus tobillos, para luego ir ascendiendo hasta las azoteas. lanzándose después a la captura de otros edificios, saltando por encima de aceras y calzadas, atrapando a sus presas como lo haría un nido de víboras recién salido de sus huevos, expandiéndose en todas direcciones en busca de alimento.

Así, mires donde mires aparecen capas y capas de piel de un mismo animal que se mueve, se reproduce y consigue sobrevivir  comiéndose a sus propios hijos como el mismo Dios del Tiempo

domingo, 24 de diciembre de 2017

Por sus voces los conoceréis

Incluso los científicos saben que las conclusiones son ilusorias

Aun así hay quienes tienen muy claras sus propias ideas ( Aunque casi nunca sus propias ideas sean, en realidad, suyas)

Una conclusión contundente, emitida por una voz clara y fuerte es un síntoma inequívoco de una debilidad interior.

Para dar impresión de seguridad, estos tipos, que lo saben todo, se anclan sobre el suelo con las piernas abiertas, ponen las manos sobre las caderas y se impulsan balanceándose de atrás hacia delante con el cuerpo, para soltar sus gritos, como quien escupe contra el viento 

Pero, para para no caerse y mantener el equilibrio. no hay que estar plantado y quieto,  hay que estar como encima de una bicicleta, siempre en movimiento.

viernes, 22 de diciembre de 2017

Poesía

De nada sirve tener la mirada cayendo en otros lugares más extensos, más profundos, más elevados.

El vuelo es corto, la caída  segura.

Las calles tironean de mi camisa y de mi memoria, recupero entonces mi desesperanza y mi lirismo

La poesía no es más que tristeza: La antesala de la enfermedad, de la agonía y de la muerte.




jueves, 21 de diciembre de 2017

La gente se cansa

La gente se cansa de bucear en tus abismos, de seguir pasos ajenos,de ser condescendiente y amable, y siguen su propio camino, como corresponde.

Da igual lo que te dijeran tus amigos en la adolescencia o en la juventud, o tus amantes durante años entre las sábanas.

No se considera esperar a los heridos, ni mucho menos remolcárles, o hacerles un hueco en el transporte. No hay coche escoba que valga.

La vida sigue avanzando siempre y la gente camina rápido, intentando que no le atrape el tiempo, y mucho menos su propio pasado, ni su memoria.

domingo, 10 de diciembre de 2017

Playa


Camino ya por la tarde por el paseo marítimo y veo asombrado gente en la playa, sentada en sus hamacas, dándole la espalda al mar, entonces me pregunto, si no quieren ver el mar  ¿A qué coño han venido?   Observo más atentamente y me doy cuenta de que no es que estén locos, es que prefieren calcinarse tomado el sol y van moviendo sus asientos hacia él, como si fueran girasoles.

Imagino que estas personas son presas de un frío interior indescriptible, que necesitan ese calor solar para mantenerse vivas en su interior, allí abajo, fuera del alcance del mundo, como si fuesen, ballenas o  mantas rayas en mitad del océano y mirasen hacia la luz, buscando consuelo, a través de una atmósfera densa y acuática.

viernes, 8 de diciembre de 2017

"Que salga preparada"

Estoy leyendo en un bar, y  pesco al vuelo, no por gusto,  una conversación entre unas señoras sobre las notas de sus nietas adolescentes, una de las cuales está presente, y juguetea con su teléfono móvil.

Tras las consabidos comentarios acerca del sistema educativo una de ellas dice: "Mientras salga bien preparada..." ¿Preparada para qué? pienso yo ¿Para la vida?  ¿Para el dinero? ¿Para la vida laboral? ¿Para la vida emocional?

Seguramente nadie se habrá preocupado de inculcarle a la chica el placer por la lectura. Este sí que es un recurso útil, con el que uno puede defenderse y puede  aliviar, gratuitamente, todos los pesares de la vida, esos para los que nada ni nadie puede prepararte.

Me dan ganas de levantarme y de regalarle a la nieta uno de los libros que siempre llevo conmigo, pero me contengo para no parecer un loco, mientras me digo a mi mismo que además sería inútil, porque que para ella, me temo,  ya es demasiado tarde.


jueves, 7 de diciembre de 2017

La picaraza

 Son las cuatro de la tarde y me dirijo a  a abrir el bar del parque donde trabajo. La pequeña construcción tiene dos plantas y en la escalera que lleva a la terraza superior, encuentro una picaraza atrapada, que pugna por salir a cielo abierto golpeando su cuerpo contra  frío y duro cristal  de la puerta.

Como con su histérico aleteo no me deja acercarme al pomo de la puerta para abrirla y permitir su huida,  la voy empujando como puedo hacia la planta de abajo, donde ya he dejado abiertas las dos grades puertas de entrada al público, pero ella, en vez de seguir la corriente da aire fresco, se dirige hacia el gran ventanal del comedor, donde vuelve a chocar contra el vidrio, tras el que se ven los chopos y las ramas de los sauces cayendo en el río, y por el que entra la luz gris y aterciopelada de la tarde nublada.

Aprovechando que la picaraza está abajo, subo corriendo a la puerta de la terraza de arriba y la abro, después bajo a por ella y armado con un trapo de cocina la azuzo hasta que logro que encuentre de nuevo el hueco de la escalera y la salida del edificio, entonces la oigo chirriar, libre, contra las nubes en mitad del viento.

Cuando todo esto acaba, y mientras sigo con la apertura del establecimiento, me da por pensar que las personas somos como esa picaraza, empeñados en herirnos furiosamente contra los contra los cristales de la vida en vez de buscaros una salida.



lunes, 27 de noviembre de 2017

La luz al fin del túnel (Letra de canción)

Tu amor cupo en una maleta, el mío esparcido y sin embalar
las cosas que van sucediendo, no me quitan las ganas de andar

Y la luz al fin del túnel ya, va llegando sólo hay que esperar

Después de hacer todo el camino
Tirar tu toalla justo al final
y no concederle a la suerte, ni momento ni oportunidad

Y la luz al fin del túnel ya, va brillando sólo hay que esperar

Y aunque a veces te sueño, no es para más
que para saber que no estás

Tu amor cupo en una maleta, el mío esparcido y sin embalar
las cosas me van sucediendo, no me quitan las ganas de amar

Y la luz al fin del túnel ya se ve
qué brillante no me perderé

Y la luz al fin del túnel ya se ve
cómo brilla no me perderé.

sábado, 25 de noviembre de 2017

El anillo

Parecía un anillo de plata vulgar y corriente, feo, plano, brillante por dentro y mate por fuera, fino y lleno de pequeñas rayas y de abolladuras causadas por el uso, y sin embargo, tenía una gran cualidad.

Lo compró en la platería de al lado de su casa justo después de separarse. Siempre había querido llevar una alianza, pero como a su ex-mujer, los anillos no le hacían ninguna gracia, dejó el asunto de lado mientras estuvo con ella. Fue cuando ella lo abandonó, cuando decidió encargarlo.

Tras el divorcio se derrumbó. Se sentía como si su cama, en la que ya pasaba casi todo el día, hubiera sido trasladada a un edificio en pleno proceso de demolición y la gran bola de acero, con la que se derruían las paredes y las vigas de hormigón armado, lo golpeara a él de lleno, a cada momento, con cada respiración.

Al verlo tan destruido, su psicóloga, le recomendó que comprase un objeto que pudiera llevar siempre encima a modo de amuleto, de tal forma, que pudiera tocarlo cada vez que comenzase a sentir las palpitaciones, el sudor frío, el ahogo, las nauseas o el dolor en el pecho que le producían su ansiedad y su depresión. Mientras la psicóloga hablaba de todo esto, él pensó inmediatamente en un anillo. Si aparecían los síntomas, dijo la psicóloga, debía  tocar ese objeto, y repetirse a si mismo una frase:  "Ahora estoy en el presente, soy adulto y tengo los recursos necesarios para estar en el mundo y para salir adelante".

Unos días después de la consulta psicológica recogio su encargo. En cuanto deslizó el anillo en el dedo anular de su mano izquierda y el calor de su cuerpo se trasladó al metal, una tranquilidad desconocida se apoderó de él, los latidos de su corazón y su ritmo respiratorio se habían acompasado. No podía imaginar que aquella treta casi infantil, pudiera darle tantos y tan rápidos resultados: un amuleto, un mantra, un poco más de valor y de constancia y su enfermedad podría ser combatida y quizás conjurada para siempre.

Pensó entonces en lo finas que son las lineas que separan las cosas verdaderamente importantes, como la enfermedad y la vida, tanto, que a veces basta un tosco anillo de plata para curar,los males del alma, del cuerpo y hasta de los sueños. Basta con un objeto cualquiera que sirva para forjar una alianza,  para comprometerse con alguien, aunque a veces ese alguien, sólo pueda ser, por exigencias del guión, uno mismo.







viernes, 24 de noviembre de 2017

El hombre de la jarra

Hace dos años cuando empecé a trabajar en El Cafetín no pude evitar fijarme en un hombre de unos cuarenta y tantos años . Era rubio, de ojos azules y rostro aniñado, tenía todavía cuerpo de adolescente, o como mucho de un  hombre joven cuyos  hombros no hubieran acabado de ensancharse. Tenía la mirada esquiva y la voz suave, a la que acompañaban unos finos modales.

Cada dos o tres días aparecía por el bar, pedía una jarra de cerveza que bebía en pocos minutos, en los que se escondía en una esquina de la barra hojeando la prensa. Hecho esto, con un leve gesto de su cabeza me pedía la cuenta  y se marchaba caminando con la vista  hundida, como si  un gran cuervo  se hubiera posado sobre su espalda y él no tuviera ya fuerzas para quitárselo de encima, dándole un  sencillo manotazo.

Meses después sus visitas comenzaron a ser cada vez más habituales, primero una vez al día, luego una por la mañana y otra por la tarde y ya, en las últimas semanas, acudía sin falta, dos veces por la mañana y dos por la tarde. A veces, cuando acababa mi jornada laboral y me dirigía a mi casa, lo veía en otros bares, en la misma actitud. Estaba claro que El Cafetín era sólo uno de los locales que visitaba a diario.

Esta mañana a las doce, tras pedir otra jarra se ha desplomado, golpeándose la sien con la esquina de la barra. Tras emitir en su caída un breve y agudo chillido de dolor y tras un último golpe duro y seco contra el suelo, ha emitido un suspiro lleno de comprensión y por fin de alivio.

Hace un rato los sanitarios lo han cubierto con una ligera capa metálica, fina y brillante,como el papel de plata.




lunes, 20 de noviembre de 2017

Fue antes (Letra de canción)

Fue antes, fue antes, la herida se hizo antes
y ya no se cierra por mucho que me enfade
y aunque no miro hacia abajo, en la memoria me encuentra.
un remolino de hojas, que llena todas mis horas

No cantes, no cantes, callar es importante
no saltes, no saltes, el mundo está delante
y aunque no quise tus líos, te vi flotando en el río
si me hubieras dado abrigo, me hubiera ido contigo

Es antes, es antes, la cura se da antes
un poco de cielo, te lo juro,  es bastante
para seguir adelante, con el futuro adelante
con un pequeño equipaje, la vida entera adelante

Fue antes,fue antes, la herida se hizo antes
y ya no se cierra por mucho que me enfade
y aunque no miro hacia abajo, en la memoria me encuentra.
un remolino de hojas, que llena todas mis horas.

sábado, 4 de noviembre de 2017

Espejo

Veo en el parque una niña que juega con su muñeca.

La muñeca no es nada y lo es todo. La muñeca es la niña.

La muñeca es su espejo.

Así sucede con todas y cada una de las cosas.

El mundo es para nosotros sólo  un inmenso espejo.

miércoles, 25 de octubre de 2017

La caja de caudales


Cuando mi padre me regaló su pequeña y vieja caja de caudales, con su pátina plateada carcomida por los años, me dijo :"Quique, no pierdas la llave", y la conserve un tiempo, el suficiente para meter en ella un buen surtido de recuerdos de mi adolescencia:

Las caras de amor de mis primeras novietas, los anónimos que me dejaba e el buzón la vecina del tercero C, y dos bolas de acero del tamaño de pelotas de golf, que eran, a mis catorce años mis mayores tesoros. Allí están todavía las cartas de Nieves, una quinceañera a la que conocí, en una fría noche de verano, en las fiestas de un pueblo de montaña donde veraneaba desde niño.

Nieves, su hermana mayor y su joven padre, se acercaron a nuestra pandilla en el descanso de una verbena en la que bailábamos, cargados con la sangría de nuestra peña. Enseguida nos hicimos amigos y su padre desapareció discretamente, dejándonos a nuestras anchas.

Pronto comencé a bailar con Nieves, que a pesar de ser menuda y de andar embutida en un grueso  jersey de lana, sobre el que se abrochaba hasta el cuello una cazadora vaquera forrada de borreguillo, sobre la que había anudado un pañuelo negro estampado en blanco, se balanceaba con  una soltura y con una alegría casi fingidas, bajo la que se ocultaban recientes tristezas de las que pronto me haría confidente.

Entre baile y baile Nieves me contó que era de Málaga, que sus padres se habían separado hacía poco y que su padre, en el mes de vacaciones que le correspondía pasar con sus hijas, las había metido en un coche y se las había llevado a recorrer España, como quien huye, a la aventura. Toda aquella tristeza la veía yo también en sus ojos negros, en su rostro aceitunado y tenso y bajo su flequillo, bajo el que no podía ocultar sus pensamientos y el deseo de ser querida y de no ser nunca más abandonada.

Nieves me cogió de la mano y me condujo a un callejón oscuro que salía de la plaza del pueblo. Nos sentamos en el frío y duro suelo de piedra de aquel pueblo castellano, en el escalón de un portalón antiguo. Tras acariciar mi frente y besarme en la mejilla sentí su lengua rozando la mía, carnosa y áspera al principio, y luego reconfortante y dulce como el primer café con leche de la mañana, tras una noche de insomnio.

Ella electrizaba mi cuerpo mordisqueando con delicadeza maternal mi cuello, mientras mesaba el pelo de mi nuca con sus pequeños dedos. De nuevo sentí su lengua, esta vez dentro de mi oreja y no pude evitar emitir un púdico gemido.
- ¿Te gusta? dijo ella.
- Mucho, contesté  yo sin saber muy bien qué era lo que estaba pasando.
- En mi familia, susurró ella, nos gusta mucho acariciarnos las orejas.

Aquella frase se quedó grabada en mi cabeza. Nunca supe muy bien qué significaba pero ¿Acaso importa?

El frío  de la noche montañesa acabó por entumecérnos, amanecía en el callejón y todavía aturdidos, comprendimos que había llegado el momento de ir en busca de los demás.

Algunos amigos habían aguantado bien la noche y estaban en el solar de la peña, donde humeaba una fogata en la que alguien había puesto a asar unas salchichas. Nos sentamos junto al fuego, recuperamos fuerzas e intercambiamos nuestras señas. Nieves ató alrededor de mi cuello su pañuelo negro "Para que no te olvides de mi" me dijo, y yo correspondí, entregándole en prenda, mi único cinturón.

En el momento preciso, su padre y su hermana, que habían estado al tanto de todo todo el tiempo, acudieron a la peña a recogerla. Tomamos la última sangría juntos los cuatro y después se metieron en su coche y se marcharon. Durante dos o tres meses  meses intercambiamos algunas cartas, las suyas están en mi caja de caudales.

De vez en cuando cojo la caja, la acaricio y la muevo lentamente para sentir el choque metálico de las bolas de acero con sus paredes.

Cuando era más joven intenté abrirla sin éxito, años después,comprendí que todo lo importante que poseemos existe sólo en nuestras mentes, en la memoria, donde los recuerdos se desarrollan y crecen a su antojo, como la maleza en un jardín abandonado, donde se esconden los ratones, zumban las abejas, se arrastran las lagartijas y donde se aparean a veces, con suerte, los gatos.

martes, 17 de octubre de 2017

El vampiro feliz

Corría el año 1789 y en París todo estaba patas arriba. Fui llevado a las Tullerías por error, yo no era nadie en la corte, sólo un advenedizo, un cocinero que viniendo de lo más bajo, había sido ascendido por obra de la misma María Antonieta a personaje de moda, así que, los revolucionarios me confundieron, por mis distinguidas ropas, con un noble y me tocó pasar, además de las calamidades de los pobres, el merecido fin de los más poderosos.

Faltaban unas pocas horas para mi ejecución cuando un murciélago entró por la alta y enrejada ventana de mi celda y el muy condenado me mordió en el brazo izquierdo ¡Lo que me faltaba! pensé, el bicho va a hacer que se me gangrene el brazo, y comencé a reír sin control, la gangrena era en aquel momento el menor de mis problemas. Fue en mitad de aquel tremendo ataque de risa cuando me transformé en vampiro y aleteando escapé guiado por mi agresor por el enrejado de la ventana.

Los primeros días anduve eufórico, hasta que me di cuenta de que nunca más podría ver el Sol y de que había perdido el sentido del gusto. Sólo podía saborear los diferentes tipos de sangre, y aunque podía comer cualquier alimento común,  estos ni nutrían mi cuerpo, ni mi privilegiado paladar, así que, nunca podría volver a disfrutar de los platos que tan alto me habían llevado y que me había costado crear toda una vida.

Viajé durante siglos por toda Europa, consultando aquí y allá a colegas de la noche, pero sus respuestas siempre eran la misma: ninguno sabía como recuperar el sentido del gusto y además tampoco les importaba, con el sabor de la sangre, tenían más que suficiente. Yo la probaba y la probaba, bebí la de casi todos los animales vivos conocidos, pero aunque cada una tenía sus matices, todas tenían al final un regusto metálico, que a mi me recordaba a la afilada cuchilla de la guillotina.

Fue hace relativamente pocos años, quizá una década, cuando viendo un anuncio de televisión de  "Patatas fritas con sabor Jamón" encontré la solución a mi grave problema. Si se podía dar sabor de jamón a las patatas ¿No se podría dar sabor de foie a la sangre?

Al siguiente instante comencé mi proyecto y tras asesinar a varias ancianitas, no por su sangre, sino por sus joyas, reuní  un capitalito con el que poder instalarme. Elegí, entre todas las ciudades del continente Toledo, por parecerme lo suficiéntemente siniestra y turística como para poder ocultarme a plena vista. Compré un edificio antiguo, con mazmorras auténticas, e instalé en su sótano  mi casa,  mi laboratorio y en la entrada principal, mi pequeño restaurante.

Al principio experimenté con humanos, pero habían comido tantas y tan variadas cosas en sus vidas que, a pesar de someterlos a una dieta estricta, no conseguía progresos con el sabor. Los perros se revelaron demasiado humanos, a los gatos, demasiado caprichosos, no había manera de hacerles comer lo que era necesario y cuando pescaban algún ratón el producto se estropeaba. Monté un palomar, pero  las palomas se escapaban y picoteaban por ahí entre las basuras.

Por fin me di cuenta de que los peces eran lo más apropiado, así que compré, para empezar, dos docenas de acuarios y comencé a alimentarlos con diferentes productos. Los resultados al fin llegaron y pronto tuve pescados cuya carne y sobre todo cuya sangre sabía a jamón (esto encantaba a los niños) a chorizo de Pamplona o a fabada. No me resistí a servirlos en mi restaurante y pronto necesité también peces de colores dulces, para los postres, claro. Los tengo de sabor a crema catalana, de tarta al whiski y de otros muchos sabores, pero el que más éxito tiene es el de sabor a mazapán. Estando en la ciudad de Toledo esto era previsible. No sólo las pastelerías más antiguas y prestigiosas de la Plaza Zocodover me hacen pedidos semanales sino que estoy empezando a venderlos por internet a todo el mundo.

No puedo quejarme y así lo declaro a los cuatro vientos, he llamado a mi restaurante y a mi marca de peces de sabores "El vampiro feliz" haciendo honor a la máxima de que no hay secreto mejor guardado que el que nadie quiere creer.

miércoles, 11 de octubre de 2017

Una mañana cualquiera de escritura

Una hoja seca entra por la ventana abierta de la biblioteca. Otra vez estamos sin aire acondicionado. Como mi vida misma, pienso, que tampoco está muy bien acondicionada.

Por eso paso aquí mis mañanas, en una huida que va desde mi herida interna, a los libros, al papel, sin pasar por el mundo.

Practico la escritura automática, escritura terapéutica para una mente enferma que intenta mantenerse a flote.

Podría quedarme en la cama pensando en el sexo, como hace tanta gente, pero entonces acabaría recordando el desconsuelo que siento cuando, tras aparearme, compruebo, una y otra vez, que no he regresado al útero materno.

El nacimiento no se supera. Espero que la muerte se supere, que sea  La Nada, que es lo único que puede acabar con la soledad, que es la angustia que acompaña a la existencia.

Me diréis que también en el mundo hay amor, y es cierto. El amor es un alivio, pero no la solución al dolor existencial porque el amor nos ata a la vida.

La vida es el recuerdo que se hace y el recuerdo es la herida.

Aquí, como digo, hay una ventana abierta, aunque con poca caída, al patio del albergue de transeúntes. Si me arrojara por ella, si cediera, dejaría paradójicamente de ser un transeúnte.

Me levanto, recojo la hoja seca y la tiro por la ventana. La devuelvo al mundo al que pertenece.

Yo vuelvo a mi silla, a mi sitio, a mi escritura.

Hoy mi pluma, cargada de tinta azul intenso recorre el blanco papel como surcaría Moby Dick los celestes mares. Circundando el el planeta que nos sustenta, resentida, pero al fin y al cabo todavía viva y libre.


jueves, 28 de septiembre de 2017

Buen trato

Leo en un libro de Amos Oz su famosa frase "Haz la paz, no el amor" y pienso que no le falta razón al hombre, cuando asegura que el amor no es el contrario de la guerra y que el contrario de la guerra es la paz.

Dejando a un lado el debate de si yendo  hacia el lado contrario de algo, se acaba con ese algo, o si simplemente, como creo yo, se huye de ese algo ,  me pregunto:

¿Es suficiente la paz?

Con esto quiero decir que estamos tan acostumbrados a ver atrocidades, que nos conformaríamos con que estas dejaran de existir, lo que no es poco, pero no es suficiente con acabar con los malos tratos.

Lo que es de verdad  necesario, es que nos tratemos bien.


martes, 26 de septiembre de 2017

El sueño llega

Al atardecer  me siento a leer en un banco frente al río.

Las libélulas espolean el agua en busca de mosquitos muertos y los peces, al verlas, se abaten sobre ellas mostrando sus brillantes espinazos anaranjados. Las remolcan  hasta el lecho del río donde las ahogan en un limo gelatinoso y frío.

Una urraca se apea del transportín trasero de una bicicleta. ¿Cuántos kilómetros habrá recorrido de polizón, sin que el ciclista se haya dado cuenta de su presencia?

Una cigüeña vuela hacia mi, mostrando el envés de sus alas, decoradas con afelpados círculos negros sobre fondo blanco, y se convierte así, ante mis ojos, en una repugnante mariposa gigante.

Estremecido salgo de mis ensoñaciones y me pregunto cuanto tiempo habito en mi interior y cuanto de lo que me sucede es realidad y cuanto sueño.

La última luz solar va cayendo, el aire se aquieta y un olor a lodo estancado impregna mi piel embadurnándola de tierra y sudor.

Las nubes cubren el cielo  convirtiéndolo en una bóveda en la que se abren, de tanto en tanto, claraboyas por las que se cuelan, con toda su angustia, los últimos rayos del día.

Cierro el libro que sostenía en mi regazo y vuelvo a casa paseando por el parque.

Las hormigas se descuelgan de los árboles cayendo sobre mis brazos y entre el hueco que queda entre mis gafas y mis ojos, donde las sacudo.

Los árboles a su vez se hunden en el río, donde el polen se fija formando una fina y densa capa de coral.

El planeta vira unos pocos grados más, la noche llega, devolviéndome mi brisa de inconsciencia y por fin el sueño.


sábado, 9 de septiembre de 2017

Belleza

Hay en el mundo tanto dolor y tan poco consuelo, que dan ganas de mirar hacia cualquier otro lado, aunque esto sea, claro está, casi imposible.

Fijo mi mirada en él y descubro que detrás de todo lo que nos rodea está la belleza:

Tras un pez que boquea o tras el nacimiento de un hijo, está la belleza.

¿Hay algo más detrás de esta belleza? ¿Está acaso Dios allí agazapado desde el principio de los tiempos?

¿Acaso importa?

La belleza está aquí y alivia nuestra existencia, siempre accesible, para quien sepa mirarla

Con eso, a mí, por el momento, me basta.

jueves, 7 de septiembre de 2017

"Con-sideris"

Siempre tendrás a tu lado un hijoputa que grite como si no estuvieras a su lado.  Su falta de consideración es absoluta.

Considerar significa estar con las estrellas, observar las estrellas.

Alguien que es incapaz de "observar las estrellas", con todas las que hay y con lo que impresionan ¿Cómo podrá tener consideración con un simple ser humano?

Y es que , este gachó, no se da cuenta de que en el mundo hay más gente, porque es incapaz de darse cuenta de nada.

Es un indigente emocional o lo que es lo mismo: Un tonto.

martes, 5 de septiembre de 2017

Televidentes

Leí hace tiempo que el televidente, de alguna forma, nunca esta sólo, que para estar sólo tendría que ponerse un dvd.

Creo que esto es cierto, pero ¿Cómo se explican estas relaciones entre la soledad y los mass media en la era de internet? ¿Está sólo el que ve una serie on-line?  No lo creo.

 De lo que no queda duda, afortunadamente, es que el único medio que sigue asegurándonos una soledad casi perfecta es el libro, porque lo que vemos en nuestra mente, cuando leemos, lo creamos entre el autor del libro y nosotros mismos.

La imagen resultante de nuestra lectura  es diferente a cualquier cosa que otros imaginen al leer el mismo texto, aunque lo hagan en el mismo momento.

Aquello que vemos cuando leemos un libro, es sólo nuestro, lo vemos nosotros solos en nuestra propia mente .

lunes, 4 de septiembre de 2017

Espiral



En el centro de la galaxia hay un sumidero que acaba, con todas las curvas de su silenciosa espiral, en un lleno absoluto.

Hacia él se dirigen las amorosas y extenuadas estrellas, llevando a cuestas sus sistemas planetarios y con ellos sus planetas, sus satélites, sus cinturones de asteroides y sus cometas.

Se abisman en este centro también el espacio, el tiempo y la luz, toda la luz.

Cuando por fin lleguemos deseo sentir el abrazo comprimido de toda esa materia.

Un fuerte abrazo, uno eterno, que es el que corresponde a un agujero negro.

jueves, 10 de agosto de 2017

En el sueño

En el sueño encontrarás compañía para tu soledad. Fíjate en lo sabios que son los gatos, por eso duermen tanto. Saben que en los sueños nada se les niega.

A este tipo de sueño en los que se realizan los sueños los llaman sueños de compensación ¡menudo trabajo tienen!

lunes, 7 de agosto de 2017

Siéntate a la orilla del río...


Trabajo de camarero en una terraza en la ribera del Ebro. Me da por pensar que esta es una buena ocasión para poder ver pasar flotando el cadáver de mi enemigo

Mientras limpio una mesa levanto la vista y le veo sentado en la otra orilla, esperando a que sea yo el que pase primero, flotando.

Creo firmemente que las dos caras de este proverbio son ciertas, así que, siendo consecuentes, todo acabaremos flotando, como es de justicia, ante los ojos de nuestros adversarios.

Cuando me llegue el turno ¿veré las nubes y las estrellas o el lecho del río? Me conformo con cualquiera de estas dos opciones, y a ser posible con las dos, alternándose las vistas, día y noche.

Lo único que pido es no tener que flotar en el río junto a mi enemigo, esto ya, sería demasiado.

miércoles, 2 de agosto de 2017

Copia

Mi ordenador me recomienda que cree un punto de restauración. Para el que no sepa, si es que esto es  posible, explicaré que es un mecanismo para proteger el equipo.

Me parece entender que se hace una especie de copia del contenido del ordenador en una fecha concreta, por ejemplo hace un mes, y una vez que la tenemos podemos eliminar,  un virus que nos infecte el ordenador, dándole a este la orden de que elimine todo lo nuevo hasta el punto de recuperación.

Pienso en esto y me parece muy poético, es viajar en el tiempo, aunque sea virtualmente.

El tiempo nos protege y se puede viajar en él, al menos al pasado, siempre que antes podamos hacer una copia.

martes, 1 de agosto de 2017

Padres.

- ¡Como se nota que no tiene usted hijos! Me dijo la señora, ante mi mirada de asombro, mientras sus dos chavales tiraban al suelo las sillas del bar.

No pensaba decirle nada, estaba seguro de que no se podía hablar mucho con ella sin discutir, pero me estaba mirando muy  fijamente, esperaba mi respuesta . Así que le contesté:

- Como se nota que usted no sabe lo que es no haber podido tenerlos y tener que aguantar, además, la mala educación de muchos de los de los demás.

- Los niños son niños.

- Y sé ya, y ellos no tienen culpa de nada señora. A mi ellos me molestan, pero me molesta más usted, porque los hijos no obedecen, imitan. Yo, de niño, continué, molesté lo justo en los bares, porque mis padres cuando me ponía pesado, me acaban fuera del bar para que no chillara en la cabeza de la gente o acabara tirando las sillas por los suelos.

La señora comenzó a insultarme, dándome así  la razón en todo, y brindando a sus hijos otro fabuloso ejemplo. Yo, siguiendo el ejemplo de mis padres, pagué, me despedí y me fui a buscar la tranquilidad a cualquier otro sitio.


lunes, 31 de julio de 2017

Abierto



Espacio vacío

El Mundo es un negativo de mi cuerpo

Molde de cera caliente

Luz blanquísima

Tejado ardiente


viernes, 28 de julio de 2017

Que huye

Fotografío con mirada torpe un mundo que huye , que se resiste a la tentación de meterse debajo de las ruedas.

Lidio con su cuerpo, con sus drogas y con sus medicamentos. Con el mundo entero que se expande como si creyera que puede ir a algún sitio.

Fuera, dentro de la cabeza y dentro o fuera de sí mismo.

miércoles, 26 de julio de 2017

Competitividad

La competitividad es una esclavitud diferida, trasladada de arriba a abajo

En la competitividad no hay igualdad

La excelencia es una exigencia diferida, de arriba a abajo.

En la excelencia no hay libertad.

Como hizo nuestro Señor Jesucristo, hay que predicar con el ejemplo, porque los que predican están encantados con sus normas, siempre que sean los demás quienes las cumplan.

domingo, 23 de julio de 2017

Darse cuenta (Un sueño de pérdida).

Sueño que me despierto, que alargo la mano y que no estás en la cama. Me pregunto angustiado dónde habrás pasado la noche y si habrás tenido frío.

La tristeza me despierta y recuerdo que hace  meses que ya no vives conmigo.

Sueño con mi gata Carmela

Ando unos días algo inquieto, sin saber el motivo.

Sueño con que todos los compañeros llevamos nuestras mascotas al trabajo. Yo llevo a mi gata Carmela. Se hace de noche y a lo lejos, entre las raíces de un arbusto, veo como uno de los perros hiere mortalmente a Carmela.

Me despierto y me doy cuenta de que hace justo un año desde que tuvimos que sacrificar a la gata.

Parece mentira cuantas cosas sabemos sin saberlas y lo que nos hacen sufrir sin ser conscientes del motivo.

sábado, 22 de julio de 2017

Tonto (Una historia de bar).

Mientras atendía la mesa no podía evitar escuchar la conversación entre una mujer joven y unos cuantos señores y señoras mayores a los que esta acompañaba. No pude menos que enfadarme con la mujer joven "Joder, esta tía es tonta, les habla a los mayores como si fuesen tontos" pensé.

Fueron pasando los minutos, fueron llegando otras personas mayores y al hilo de lo que decían comprendí que, efectivamente, los ancianos eran personas con algún tipo de discapacidad intelectual. Entonces me sentí culpable por haber pensado mal de la mujer y de haber medio llamado "tontos" a unos señores que estaban allí, en el mundo, dando ejemplo, luchando por mejorar sus vidas, y disfrutando de ellas.

Por fin me di cuenta de que el único tonto en aquel bar había sido yo. En fin, siempre se puede aprender algo, de cualquier otro ser humano.

Bienvenida sea siempre la humildad.

viernes, 21 de julio de 2017

Verdad, belleza y meditación musical.

Casi todos los día encuentro la evasión de mi mismo, casi siempre en el arte.

Todo el mundo debería tener su método par darse un descanso, un descanso que sea, además, creativo. En mi caso es a menudo la música o la lectura, cada cual que busque sus drogas.

 Así me ocurre a mi a veces cuando tengo suerte:

Bach, por ejemplo, con su música, me despeja el consciente como lo hace el viento con las hojas de la calle.  Entonces dejo de pensar un momento, un solo momento mágico entre pensamiento y pensamiento, en el que rápidamente afloran, desde el inconsciente, las ideas en las que el cerebro ha estado trabajado medio a oscuras.

Allí están, desde siempre esperando la verdad y la belleza.



miércoles, 19 de julio de 2017

Dureza

Tengo una dureza en el interior de la segunda falange del dedo medio de la mano izquierda.

No puedo dejar de tocarla , con ese morbo que da el querer quitársela y a la vez el querer que se vaya extendiendo, aumentando poco a poco y que llegue a cubrir la falange, la mano, el brazo y después, siempre sin dejar de tocarla, el cuerpo entero.

martes, 18 de julio de 2017

Menos es más

Parece que poco a poco va siendo aceptada la máxima de que "Menos es más" ¿Cuando entonces nos daremos cuenta de que más es menos?

Las palabras

Creer en las palabras.

Sólo son palabras, pero en ellas creemos. Ya estén están en el aire , en los libros sagrados  en los carteles.

En algo creemos,  más o menos, todos.

No podemos negar que creemos en las palabras.

domingo, 16 de julio de 2017

Sócrates


Si te quedas en el punto medio, como Sócrates, te quedas a medio camino, fuera de todo, en ninguna parte, y está claro que esta sociedad le da mucha importancia a llegar alto.

Así, a bote pronto sólo se me ocurre un lugar en el que es mejor estar en el medio: En la mitad del recorrido de 180 grados que hace un ventilados de pie. Si mis cálculos son correctos la ráfaga de aire tiene que pasa por ti antes de ir o de volver a cualquier parte, aunque creo que a partir del primer recorrido completo la cosa se iguala.

En fin, pobrecico Sócrates y póbrecico mundo ¡Qué poca mesura!

Nota: En la foto Sócrates, el futbolista. por darle un poco de color al asunto.

sábado, 15 de julio de 2017

Ilusión

Cuando no hay un objetivo vital una, ilusión verdadera, trascendente, en vez de seguir buscándola, se busca un entretenimiento.

Esto parece algo sin importancia pero se vive por un motivo, por una ilusión, aunque sea pequeña, jamás por un entretenimiento.

martes, 11 de julio de 2017

domingo, 9 de julio de 2017

Cloroformo


Siempre he querido tener un frasquito de cloroformo. Pasan los años y ese deseo infantil,en vez de menguar, aumenta. Cuanta más gente conozco más deseo el bote de cloroformo. Su inconsciencia o la mía. Al fin y al cabo, en caso grave, siempre puedo aplicarme a mi mismo un trapo empapado en la beatífica sustancia.
Ay, lo que daría yo por un frasquito de cloroformo

sábado, 17 de junio de 2017

Acumulación





La sociedad teje un inmenso holograma para evitar que nos demos cuenta de que en realidad seguimos luchando por la supervivencia, igual que nuestros compañeros los animales.

Nuestra lucha es mucho peor que la de ellos, porque ellos luchan por sobrevivir y nosotros por triunfar y este triunfo se basa en la acumulación, así es como estamos acabando con los recursos del planeta.

Nos hemos enredado en los números, en las cifras, simbólico en la sinrazón y en el desprecio por los demás.

No hay nada más terrible que esta acumulación pues no sólo deja sin recursos básicos a los demás seres vivos que nos rodean, incluidos los humanos, sino que además no responde, a partir de un punto de riqueza, a ningún beneficio adicional al que la acumula, es más, le perjudica mentalmente en gran medida.

Los caprichos y las bobadas de los más ricos de entre los ricos , son el sufrimiento del resto de la humanidad.

lunes, 12 de junio de 2017

Las comentaristas




Aquella mañana de domingo las dos ancianas hermanas, de punta en blanco,  recorrían las dos calles que separaban la Basílica de Santa Engracia de su casa. Habían salido con tiempo, caminaban despacio, era mañana de boda y había que coger sitio.

 La iglesia contaba con suelos de mármol y con un Cristo que colgaba de dos cadenas,  que a su vez colgaban de un gran anillo dorado de un metro de diámetro del que de nuevo salían dos cadenas que iban a parar, por fin,  a los muros laterales de la iglesia.

Se contaba que aquel anillo era de oro macizo y que había sido fundido con las donaciones de joyas de las feligresas.

Mientras las dos ancianas buscaban los mejores  asientos para contemplar la primera boda del año, el joven cura y su monaguillo,  apuraban los últimos restos del vino de consagrar del mes y el sacerdote daba orden a su subordinado de acercarse a por otros cinco litros de vino al supermercado de El corte Inglés. Una vez provistos de nuevo de vino guardaron el necesario para los oficios del día y prosiguieron sus libaciones y comenzaron a vestirse.

 Los invitados de las familias del novio y de la novia, que también habían acudido a pie, dada la cercanía de sus residencias,  se agolpaban en la puerta de la basílica y se saludaban con sonoros besos que no llegaban a tocar sus mejillas,  para adentrarse  después en el templo, los hombres de chaqué, las mujeres de traje chaqueta corto y claro.

Las dos hermanas ya en el interior, desde hacía veinte minutos, comentaban el pase de modelos con gestos de aprobación o de disgusto según sus propios criterios

-Ese vestido se lo vi a la Preisler el otro día en el Hola, decía una
- Ya decía yo que me sonaba, pero a esta le han ajustado el talle. Mucho arreglo ha necesitado, claro, no todas estamos  hechas para Armani.

 Entre dimes y diretes la boda había ido avanzando según lo planeado, el joven cura acababa de declarar a los novios marido y mujer, cuando se desplomó como un bolo, golpeando el suelo con un ruido seco de madera noble al que siguieron diferentes expresiones de susto y alarma. También hubo quien ante la seriedad del momento no pudo reprimir una o dos sonoras carcajadas.

Los recién casados fueron los primeros en socorrer al prelado.

- Huele a vino que mata, le susurró el novio a la novia.
- ¡Un golpe de calor, un golpe de calor! ¡Un médico, un médico! gritó entonces ella.

Por supuesto había varios doctores en la iglesia, uno de ellos con el aire resuelto de quien ha salvado ya no pocas vidas, se acercó al altar.

- No se preocupen señores, está fuera de peligro, dijo en voz alta el médico, tras oler al cura y realizar unas simples pero al parecer efectivas comprobaciones. Hecho esto se incorporó para llamar a una ambulancia.

Las señoras de las primeras filas se acercaron a los recién casados y estos comenzaron a recibir las primeras felicitaciones, mientras, los sanitarios y el monaguillo, sacaban en camilla al sacerdote por la puerta de la sacristía.

Nuestras dos ancianas, acabada la boda deshacían el camino de vuelta  a su casa

- ¡Un golpe de calor un golpe de calor! dijo una de ellas con aire sarcástico.
- jejeje  rió la otra,  no se lo ha creído ni ella
- Excusatio non petita... dijo la primera
-  Acusatio manifesta,  remató la segunda.


domingo, 11 de junio de 2017

La Bicicleta



El chico tenía nueve años cuando sus padres le dieron las llaves de casa por primera vez, al día siguiente no podrían ir a buscarle al colegio, pero él era mayor y podía volver solo y también prepararse la merienda, hacer los deberes solo y esperar a que ellos llegaran, y eso hizo.
Unos días más tarde volvió a ocurrir lo mismo pero en esta ocasión además de volver solo, antes de llegar a casa tendría que ir al dentista, también solo. Aquello ya le dio más miedo, aunque la consulta estaba sólo dos calles más lejos, pero también lo hizo y las enfermeras y el propio médico se quedaron impresionados de lo valiente que era, ningún niño de nueve años iba solo a que le sacaran una muela, dijeron. Sus padres también alabaron su valor pero en vez de darle un premio, al día siguiente, volvieron a decirle que volviera sólo a casa.
Lo que al principio había sido una aventura se fue transformando en una situación de abandono progresivo. Los primeros días tras merendar y hacer sus tareas vio la televisión, los siguientes vagabundeó por la casa, curioseó en los cajones del dormitorio de sus padres y en todos los armarios, espió a los vecinos  por la ventana del recibidor que daba al patio de luces, estaba en un sexto piso. lo que le daba una visión casi total de los baños de todas las viviendas. Cuando se aburrió de esto tiró algún vaso de agua al mismo patio por pura curiosidad, para ver qué era lo que pasaba. Algunas señoras se quejaron a los padres del chico, que a su vez  reprendieron al chico su actitud, así que este no lo volvió a hacer.
Finalmente, tras explorar y agotar todas las posibilidades que su soledad le proporcionaba, se fue entristeciendo, llegaba cansado a casa,  se tumbaba en la cama dejándose llevar por su imaginación y se levantaba al oír en la puerta de entrada a sus padres, que volvían a la hora de prepararle la cena. Por las noches dormía inquieto, poco y mal.
En el colegio se vio envuelto en alguna pelea de la que salió más o menos airoso y a la que sus profesores no quisieron dar importancia por ser “cosas de chicos” sólo cuando sus notas bajaron escandalosamente, la maquinaria educativa se puso en marcha. La llamada a los padres era obligatoria ¿Había algún problema en casa? ¿Jugaba el chico con otros niños? Sí, se había vuelto algo violento y algo problemático, sí,  el chico había suspendido cuatro asignaturas.
Tras aquello sus padres tomaron cartas en el asunto y le enviaron todas las tardes, también solo, a una academia de recuperación.

Sus notas mejoraron y como premio los padres decidieron comprarle al chico otra bicicleta.

Cuando el chico llegó a casa después de la academia se encontró allí a sus padres con aquella estupenda sorpresa. El chico se montó en su nueva bicicleta dispuesto a probarla en el pasillo cuando escuchó decir a su madre que no, que en casa no se iba en bici, si quería podría probarla al día siguiente,  cuando volviera de la academia, entonces el chico pedaleó con fuerza a lo largo del pasillo giró con audacia en la esquina llegó al recibidor, desmontó,  abrió la ventana y tiró por ella la jodida bicicleta. 

viernes, 9 de junio de 2017

La botella de absenta



Ninguno de los dos había pegado ojo en los últimos meses, habían perdido al bebé que esperaban, días después perdieron su pequeña taberna y ahora se enfrentaban al embargo de su apartamento y de todo lo poco que les quedaba. Llevaban doce años viviendo juntos y en esos años les había dado tiempo de hablar de todo. En una de aquellas conversaciones juraron que si algún día se encontraban desesperados se matarían juntos. Para ello, en el fondo del cajón más grande del armario, en una caja de zapatos estaba reservada, a tal fin, una botella de absenta, que mezclarían con valium.

-Déjate de hostias y pásame la absenta, musitó ella mientras jugueteaba con la caja de diazepam.
- Muy bien, toma, echa las pastillas en la botella, voy a por los vasos, contestó él.

La absenta se deslizó en la cucharilla deshaciendo el azucarillo con el que, según habían oído, había que mezclarla. Caía en el segundo de los dos vasos que habían dispuesto junto a la jarra de agua, al lado de Valium.

-  A ver si de una puta vez lo hacemos, susurró ella de nuevo, ah, y ponles un poco en la comida a los gatos.

A la mañana siguiente los dos gatos ronronearon un buen rato sobre sus cuerpos todavía templados

jueves, 8 de junio de 2017

Exclusivo

Cuando palabra me escama, cuando me resulta irritante, pienso en lo que hay detrás de la palabra en cuestión. Hoy llevo entre oreja y oreja  la palabra"Exclusivo".



Se dice que este o el otro es un restaurante "Exclusivo" cuando es caro. Caro no quiere decir bueno, porque si no se diría que es un buen restaurante,  pero como decir que algo es caro no es decir nada bueno de un restaurante, ni de casi nada, se dice que es exclusivo.

Exclusivo, que excluye. Algo exclusivo no es inclusivo, claro.

¿Cómo puede ser buena una cosa que excluye al prójimo? ¿No dijo el propio Jesucristo que el prójimo era alguien que debía ser amado? Está claro que algo exclusivo no es algo bueno ni por su calidad, ni tampoco en el sentido más general de "ser bueno" para el bien común.

Si por ejemplo nos referimos a una camisa como "exclusiva"  nos damos cuenta de el asunto se pone todavía más feo ¿No quieres una camisa para ser incluido, para trabajar, para hacer vida social o incluso para ligar? En este caso, la camisa, cumple una función algo peor, te distingue (otra palabra espantosa) de los demás, es decir, te excluye,  y no sólo te excluye, eres tú quien se excluye voluntariamente.

Vaya con las esclusas y con la exclusividad. Por fortuna, en la otra cara de la moneda, nos encontramos con que la gente que se exclusiva se queda fuera del común, así podemos distinguirlos como quien oye de lejos a un tonto sobre una moto ruidosa y podemos dejarlos ahí fuera. Así se quedan tranquilos ellos y nos quedamos tranquilos nosotros ¡ Qué alivio!

martes, 6 de junio de 2017

Frases máximas mínimas de hospital

- Cuando estás en un hospital, aunque sólo sea de visita, ves a las personas tal y como son.

- A todos se nos quita la tontería cuando vemos de repente el valor de cualquiera de esas vidas. ¿Cómo es que somos incapaces de ver este valor en el día a día cuando, por ejemplo, criticamos al adversario?

- La gente quiere sobrevivir a toda costa en su propia película. ¿Por qué quiere vivir un anciano decrépito y desahuciado? No es que haya una finalidad en ello, simplemente lo intenta porque no puede evitarlo

- Si vemos todo esto sólo en situaciones extremas, es que realmente estamos todos enfermos

- En el dolor se encuentra la verdad.


domingo, 4 de junio de 2017

Vasos comunicantes

Nos esforzamos tanto en ser lo que querían que fuésemos, que nos quedamos perplejos al ver que se habían convertido en aquello que nosotros habíamos dejado de ser.

sábado, 3 de junio de 2017

Regreso a la vida

Mientras boqueaba intentando recuperar el aliento un latigazo recorrió su estómago y una masa biliosa, ácida y ardiente con sabor a hiel arañó su tráquea, se giró para que el vómito cayera al agua y tras varios espasmos logró recuperar el aliento y la calma.

La roca donde descansaba  estaba pulida por cientos, quizá miles de cuerpos que como el suyo habían esperado allí. sobre aquella extraña masa con tacto de piedra pómez, la salvación o la muerte. 
Se dio cuenta de que aquella era la peor pesadilla de un espeleólogo: quedarse atrapado, sólo y sin luz, en una minúscula gruta, en última expedición de su carrera, esa con la que los profesores de la escuela acostumbraban a despedir a los camaradas que se iban jubilando.

Ni siquiera sabía si sus compañeros habrían sobrevivido al derrumbe, si alguno de ellos llegaría a pedir ayuda, ni tampoco si habría quedado algún hueco entre las enormes piezas de granito que habían sepultado la única vía de acceso
Maldijo su mala suerte y escuchó su lamento rebotar en las paredes y golpear en sus oídos como si el propio espíritu de la tierra le estuviera condenando.

Sentía su piel embadurnada en un ambiente de sótano anegado que se pegaba a su piel formando una película viscosa y almibarada, que le hizo ser consciente de un aire que pronto su propia respiración transformaría en un dióxido de carbono.

Un intenso frío le despertó. Debía haber perdido el conocimiento, tenía la cabeza dolorida y abotargada. Dedujo por el entumecimiento de su cadera que llevaba varias horas  dormido, e imaginó que en la superficie ya sería de noche. Golpeó furiosamente su cuerpo pon las palmas de las manos que luego calentó acercándolas a su boca.

De nuevo en un estado de duermevela escuchó cesar su propio llanto en la lejanía y después una sibilancia acompasada de animal herido, que no era otra cosa que el quejido de unos pulmones que notaba acorchados e inútiles. Algo más arriba, en la garganta una flema crecía y se movía hacia sus pulmones como una babosa amarga. 

Comenzó a tiritar con violencia, el frío iba avanzando hacia el centro de su cuerpo los ojos chocaban inflamados contra sus propias cuencas.

 Sintió un alfilerazo en el corazón, tan intenso, que le alivió del  resto de sus padecimientos, en ese mismo lugar comenzó a sentir que nacía un único punto calor luminoso.

 Su vida comenzó a pasar ante sus ojos, primero los más recientes y después, como dicen las personas que han regresado de la muerte, todos los demás, así se vio a sí mismo dando clase en la facultad con sus alumnos, sonriendo en el día de su boda, corriendo en la playa con sus amigos de la adolescencia, con sus padres en el parque de su niñez, se vio arropado en una manta por su madre, percibió el calor de su aliento en su cara y  finalmente, tras un fogonazo de luz que lo inundó por completo, se vio de nuevo tranquilo en el útero materno. Había regresado por fin  a su hogar primigeneo, al principio de la vida y del tiempo

jueves, 1 de junio de 2017

Despejado

No lo ves porque estás pensando

Imágenes mentales que flotan en la superficie como el rumor de los autobuses y de los coches

Un pensar atrapado en la actualidad de los periódicos y de los telediarios.

No se despeja nunca la mente de nubes

No se despeja la mancha de aceite que impide que salten los peces voladores en busca de los insectos

y se despejen las emociones

miércoles, 31 de mayo de 2017

Basura espacial

Corría el año tres mil después de de Cristo y la moda funeraria consistía en enviar a los difuntos a descansar en paz en el espacio, así que pronto la órbita terrestre quedó cubierta de ataúdes espaciales.

Mientras tanto en La Tierra las plantas morían por falta de abono, el aire era duro y áspero.

Poco a poco el propio planeta fue menguando por la creciente exportación de materia prima. tanta, que pronto hubo cúmulos lo suficiéntemente grandes como para que se asentasen en ellos estaciones orbitales.

Fue así como el ser humano comenzó a habitar sobre su propia materia genética y por fin pudo descansar,  muerto o vivo, de su propia polución, en medio del negro y frío silencio espacial.



martes, 30 de mayo de 2017

Abismo generacional.

María se soltó de la mano de su madre y cruzó en rojo a la avenida a la carrera.

Por un segundo, que pareció durar  años, ambas quedaron separadas, no podían tocarse, ni oírse. ni siquiera verse.

Una nausea recorrió la garganta de la madre, moviéndose como si fuera un pájaro que se hubiera colado en su boca abierta,  y aleteara en su traquea, luchando por salir de nuevo por ella a la vida y al aire libre.

El semáforo le devolvió a la realidad poniéndose por fin en verde.

Al levantar la mirada la madre se vio a si misma al otro lado de la calle y la niña, al mirar hacia su madre,  vio que esta se había transformado en una anciana.









jueves, 18 de mayo de 2017

Repetición

La repetición, la práctica no es garantía de mejora,  y en contra de lo que se dice no es la clave del éxito, es sólo una trampa para echar la culpa al alumno, al aspirante.

En todo esto de la superación personal, se obvia la participación del receptor de esta mejora, que también tiene su papel en esta proceso, como poco, como evaluador.

No lo intentas lo suficiente, tus intentos son insuficientes, eres insuficiente. 

También sobre las carencias de los evaluadores se construye la suerte del mundo.

jueves, 11 de mayo de 2017

Billar


El agotamiento se adueña de los pequeños seres que habitan el mundo,

Los manatíes mueren de tristeza varados en las playas, que las acogen llenas de calor y de paz.

El planeta emite, como hacen las ballenas, un triste llanto de apego que escuchan a través de la lechosa luz de las estrellas, los satélites y los cometas.

Pronto llegará la ayuda, le consuelan los demás cuerpos celestes,

Será de nuevo en forma de meteorito,  como acostumbran a enviarla los dioses cuando juegan al billar con el Universo.


miércoles, 10 de mayo de 2017

Dentelladas

No piensan mojarse los pies nunca con la lluvia, con esos zapatillas de lona.

No creen que van a tener frío en los tobillos desnudos. No saben que el ser humano está allí fuera preparado para mordérselos y hacerles caer, para cubrirlos después de finas dentelladas.

La generación que viene se siente así de segura, tanto como siempre ha estado. Me alegro por ellos y espero equivocarme, por el bien de todos, y que los jóvenes tengan por una vez en la historia, toda la razón.



miércoles, 3 de mayo de 2017

Polillas

En mis sueños el agua en la ducha sobre mi cuerpo desnudo.

Respiro vapor de agua, las polillas anidan a través de él en mis pulmones  y van llenando con sus huevos y de tristeza mis bronquios y mis alveólos pulmonares.

Desde allí pasan a a la sangre e infectan todo mi ser, añadiendo peso a un cuerpo que ya no puedo levantar.

Poco a poco a través de la respiración lenta sosegada y llena de sueños de la noche, los insectos van saliendo de mi y anidan en las chaquetas y en las viejas mantas de lana, se llevan con ellas su polvo en las alas y sus pequeñas e hirientes lenguas.

Voy sintiéndome a cada paso más ligero mientras vacío sobre ellas y su prole una nube de insecticida y varias docenas de enormes bolas de alcanfor.

lunes, 1 de mayo de 2017

Oscuridad

La oscuridad está entre el agua y el lecho del río, quizá más abajo

Más abajo del ataúd, entre este y el núcleo de la Tierra que es incandescente, según dicen, pero también oscuro, pues entre él y la roca no hay espacio para que la luz pueda viajar ni verse reflejada.

Así, en el centro del planeta, habita la mayor oscuridad posible, la de una luz atrapada en su propia cámara mortuoria.

domingo, 30 de abril de 2017

Colocado



Aquí te dejo lo del cortado, dijo señalando unas monedas sobre la barra, y cuando volvió a la mesa donde había dejado su libro, su pluma y su cuaderno, se dio cuenta en un sólo momento de que todo, al igual que las monedas y el resto de los objetos, estaban allí colocados, o en realidad dejados a su suerte, por obra, decían algunos en esa mañana de domingo, de un Dios omnipotente.

Se paró a contemplarlo todo y pensó que aquel total y absoluto abandono de los objetos y de los seres vivientes no era, ni mucho menos, un acto de amor.

sábado, 29 de abril de 2017

El camino

Toda la vida intentando adaptarme:

Mi interior al exterior

Mi sentimiento a sus sentimientos

Mi pensamiento a la ideología

Mi soledad al jolgorio

Mi espacio a su espacio

Pero por fin en un solo momento veo este único camino que se presenta de una forma única e inevitable, por mucho que uno lo intente no puede resistirse ni evitarse a uno mismo.Como dijo el escorpión a la rana :

La vida, mi vida, el camino, mi camino



domingo, 16 de abril de 2017

Siete

Si pudiera hacer algo valioso por ellos, cuento sólo con la riqueza de mi propio ser escindido al menos en siete yoes que necesitan siete pares de botas de siete leguas

El cine es para los jóvenes, los viejos, y los que se sienten jóvenes. los que no pudimos construir nuestro propio lugar en el mundo, preferimos los libros y los bares.

Lugares donde poder encontrarnos los unos a los otros y a nosotros mismos con nuestros diferentes trozos de meteoritos y con nuestras  Lunas rotas.




sábado, 15 de abril de 2017

Catorce

Apunto para que no se escape el pensamiento

Lucho por no perder lo apuntado

Recojo un poco para cada uno de nosotros escindidos

Nosotros evitamos a la gente que se adueña del espacio mediante humo, perfumes, gritos, de sus mascotas o de sus niños

Necesitan nuestros catorce pulmones mucho aire para respirar.

jueves, 13 de abril de 2017

Eternidad

La Ciudad de la Justicia está en el extrarradio

¿Dónde caerá entonces la Ciudad de Dios?

El ánimo revuelto como un sol y sombra

Un momento crítico que dura ya años

Un  nudo eterno y aun así demasiado pequeño como para retenerlo entre mis dedos y poder desenmarañarlo

Un estado de supervivencia un túnel sin fondo

Y aún hay gente que espera ansiosa la eternidad


martes, 11 de abril de 2017

Elevarse

Elevarse, siempre elevarse

Como un niño que extiende sus brazos hacia su madre

Como los árboles y las algas marinas hacia el Sol

Como las galaxias hacia el fin del universo

Elevarse, siempre elevarse,

Si es necesario como una canción persiguiendo a través del espacio casi vacío del aire una última nota.

lunes, 10 de abril de 2017

Sigue

Te vas, me dices, como si tú no fueras a hacerlo de nuevo

¿Me quejo yo de tus fugas? Yo al menos lo hago suavemente sin portazos y sin voces altas, es lo que tienen la delicadeza y la desesperanza.

Me deslizo río abajo, me abraza la corriente como a un pez que sueña. indiferente a los remolinos que me llevan hacia el fondo y me devuelven de nuevo a la superficie acariciándome y susurrando en mis oídos hipnóticas palabras:

Continúa, sigue, dejándote llevar tu viaje acabará pronto.



domingo, 9 de abril de 2017

Manual del vencedor

1- Busca un objetivo hacia el que dirigir tu ira.

2- Justifica tus agresiones con razonamientos elaborados, una ideología o religión cualesquiera pueden valer.

3- Ataca a tu prójimo, en vez de a ti mismo, hasta arrinconarlo, enciérralo en un armario o en un baúl y tira la llave al río.

4- Adorna tus acciones con símbolos e ideas, todo ello abstracto para que estas no puedan ser atacadas, pues lo abstracto se encuentra en un plano inmaterial.

5- Repite lo anterior tantas veces como sea necesario antes de llegar al último paso.

6- Quédate por fin con todo lo que tus víctimas posean.

7- Vuelve al paso uno.

miércoles, 5 de abril de 2017

Pesadillas

Pesadillas inducidas por los fármacos, sueños más vívidos que la propia vida y a veces peores que ella misma cuando se pone difícil.

No sueño sin embargo con el amor ni con el sexo, todas estas cosas son en estos momentos más imposibles que la misma nada.

Por eso escribo, escribir las ideas es como sembrarlas en el papel, lo sé porque reviso escritos en los que se esboza lo que ahora escribo.

El arte no es más que otra herramienta de supervivencia, la más bella y una de las más eficaces. En ella confío.

martes, 4 de abril de 2017

Sueño con la oscuridad

Sueño con la misma oscuridad, con voces que intentan despertarme

Sueño con El Universo y con La Nada

Cuando despierto pienso, todavía en la cama, que es posible que La Nada ya no exista, puesto que puede ser pensada y por tanto existe, al menos en el pensamiento.

Me pregunto entonces con qué otras cosas será capaz de acabar el pensamiento.

lunes, 3 de abril de 2017

Charco, semilla

Voy a permitirme mi propia soledad un tiempo. Evitar los lugares donde la gente habla llenando con su sordo rumor todo el espacio.

Dejaré a un lado la compañía cercana, no la del cuerpo, sólo me alejaré de otras mentes.

No quiero que me toques tan dentro

Estoy lleno de charcos con barro posado en el fondo, sólo una mano experta podría beber este agua sin remover mi limo.

En él planté mis semillas , no estoy esperando que nazca, me conformo con que su vida sea posible.

Con eso basta para seguir adelante.

jueves, 30 de marzo de 2017

El futuro es la historia

Nos hemos dejado la piel en el arte y hemos creado entre todos una increíble ilusión colectiva. Esto ha sido un recurso, como todo lo que hacemos, para poder sobrevivir.

Parece muy importante pero sólo es un gigantesco holograma .

La historia en cualquiera de sus formas es una ilusión de futuro. No me equivoco, de futuro.

Mirándola llegamos a pensar que nosotros estaremos en un futuro en las mentes de otras personas, de los pensadores y sentidores futuros

Es nuestra victoria frente a la muerte, que la historia sea, como así es, el futuro.

miércoles, 29 de marzo de 2017

Santas Escrituras

No aprendimos nada de las Santas Escrituras, de su poesía.

No es El Hijo el que redime, son los hijos los que nos redimen del mundo. Los que toman el relevo de
nuestras responsabilidades, loas que hacen que nuestras angustias dejen de crecer en nuestros pechos
casi reventados para empezara preocuparnos de las suyas.

Ellos ponen el foco en ellos y nos salvan de seguir pensando en nosotros mismos.


domingo, 26 de marzo de 2017

Luz

No es la fuerza de la gravedad  lo que mantiene los objetos pegados al suelo, es la luz la que los fija en la tierra, en el pavimento, en el asfalto.

A veces es viva y densa, otras grisácea, azul o naranja,  pero siempre pesa y ata, sin dejar nunca de ser hiriente, a la vida.

sábado, 25 de marzo de 2017

Exterior

En el exterior todo flota como lo hacen los peces en los acuarios.

El humo de las fábricas sobrevuela el fondo marino como una elegante manta raya.

Los aviones son barracudas que aterrizan en picado sobre todas sus presas.

En el parque las hojas de los árboles brillan como bancos de sardinas bajo la luz acuática del Sol.

En el bar la música y las voces flotan en un ambiente ambarino y líquido, como si formaran parte

de los ingredientes de una mermelada de naranja amarga.

viernes, 24 de marzo de 2017

La mentira



Se extiende sin freno desde la más tierna infancia.

Una pregunta, incluso correctamente planteada y contestada se multiplica en nuevas y más complejas preguntas.

La pregunta encierra siempre una mentira pues se atribuye y alienta unas expectativas de certeza que nunca pueden ser satisfechas más que por un instante.

La pregunta es la mentira y así pregunta a pregunta, la mentira se extiende sin freno desde la más tierna infancia hasta el fin de nuestros días.

jueves, 23 de marzo de 2017

Interior



Esta es una travesía sólo para los más valientes, los que tienen el corazón repleto de tristeza.

Sólo ellos pueden llegar al centro de su propio ser, alcanzar el núcleo del planeta, viajar más allá de los límites de la galaxia o incluso hasta el final del Universo, para encontrarse asombrados con el interior de su propia piel.

martes, 21 de marzo de 2017

El cerebro

No es que el cerebro sea lo más complicado que existe, como afirman algunos científicos, lo que ocurre, en mi modesta opinión , es que el cerebro no puede percibir ni producir nada superior a él mismo.

viernes, 17 de marzo de 2017

Cielo. Mar.



Las fachadas llenas de hollín ya no brillan a la luz de las farolas ni bajo el mismo Sol

La mugre trepa hasta las azoteas llenas de líquenes y céspedes artificiales

Al fin más arriba el cielo, tan fuerte y azul

En él nada escapa

Todo cae en él como lo hace en el océano, con la misma cotidiana intensidad.

jueves, 16 de marzo de 2017

Consuelo

Busco tu consuelo en mitad de la noche , tu piel abierta, tus ojos cerrados

Busco cura para mi ansiedad de brazos abiertos

Tu espalda desnuda, testamento en vida

Amortajas mi interior, lleno de caos,  en el que el que el desorden es un juego de niños y el desamor

una venganza de adultos

miércoles, 15 de marzo de 2017

Te alejas



Te alejas pero no lo suficiente. El mundo físico tiene unos límites que no existen en las heridas.

Me precipito voluntariamente en mi interior para alejarme de este incómodo plano medio

El esfuerzo, allí en la superficie, es vano, inútil.

No se puede vencer al mundo en todos los momentos y este no te dará una segunda oportunidad

Por eso estoy aquí abajo y cavo profundo profundo mi cálida e inalcanzable madriguera

domingo, 12 de marzo de 2017

Acerados

Pensamientos acerados, rígidos como estufas de hierro colado.

Ropajes incómodos, cuerpos retraídos y acomplejados, sexo intranquilo y culpable.

Inflexibilidad y rigidez: desorden, enfermedad vital

Muerte al fin y al cabo autoimpuesta en vida

sábado, 11 de marzo de 2017

Fantasías

Somos ajenos a las fantasías de los demás y su inconsciente piensa también alguna vez en nosotros sin duda alguna, aunque ellos y nosotros nos empeñemos, en nuestra inconsciencia, en negar este hecho.

El tiempo pasa como en una cama de hospital. Sólo los sueños y las fantasías nos sacan de esa monotonía

viernes, 10 de marzo de 2017

Sanos

Gente corriente que se llaman “papá” y “mamá” delante de sus hijos.

Que ríen a pesar de todo y a pesar de encontrarse siempre flotando en medio de una nube de humo y ruido.

Gente adaptada y por tanto a ojos de la sociedad mentalmente sanos.

De todo corazón: Bien por ellos.

jueves, 9 de marzo de 2017

Medida

Hay quien no tiene claras las proporciones de las cosas, las tallas, las cantidades. No se dan cuenta de la hondura de los animales, ni la de los árboles ni de  nada de lo que les rodea. Ni siquiera saben muy bien el alcance de sus palabras ni de nada de lo que hacen.

Esto sucede porque no tiene  clara su propia medida ni la de su importancia, es decir:

No tienen medida


miércoles, 8 de marzo de 2017

Quererse

Hay quien dice que el amor es ver la misma tele juntos. También hay quien sostiene que lo anterior tiene el mismo valor que leer distintos periódicos, juntos, a la hora del desayuno.

Lo que sí que está claro es que quererse mucho no es suficiente.hace falta además tener fe e ilusión en el otro.

martes, 7 de marzo de 2017

Cosas hermosas que he visto esta mañana

Carritos de la compra tuneados con los que la gente recoge papel y metal para poder seguir luchando contra su miseria, a pesar de los pesares.

Un gato blanco con manchas negras cruzando entre los coches la avenida.


La cara del empleado de banca al que he desarmado con educación, con un par de frases "de usted"  y con una sonrisa.

Unos aspersores mal colocados que invaden con su agua la acera llenándola de bellas irisaciones.

El mismo gato blanco que antes cruzaba la calzada jugando en el parque con un tipo que le lanzaba la pelota de su perro, que los miraba a los dos con gesto de extrañeza. Ese gato tenía que ser casero y viéndolo con sus nuevos amigos estoy seguro de su buena suerte.




lunes, 6 de marzo de 2017

Los ojos más tristes

Los ojos más tristes asoman desde el asiento de copiloto de una furgoneta. Ella se sienta dando la espalda al conductor, como quien se da la vuelta en la cama para soñar en la intimidad.

Basta un segundo en que su imagen se encuentra conmigo para ver toda la desesperanza, la nostalgia y el miedo que atesora en su interior.

Espero que no  pierda esta tristeza por el camino, porque parece ser todo lo que posee.


domingo, 5 de marzo de 2017

Gatunos



Desde mi esquina agazapado te observo. Mis sentidos se vuelven hacia ti, mis orejas se giran, mis vibrisas se tensan.

Marco tu cuerpo con mis pómulos rozando mi cara contra tu lomo y tu cabeza, tú conmigo haces lo mismo y además me lames la nuca y la palma de la zarpa.

sábado, 4 de marzo de 2017

La infancia

La infancia con sus cosas  ¿Hace cuanto que no he recibido una buena pedrada en la frente? pues desde alguna guerra de piedras en la que yo mismo también propiné alguna pedrada a alguien.

¿Hace cuanto que no he sentido la mano de alguien estirando con fuerza y sin compasión de mi pelo?

Creo que  más o menos desde la misma época, y ¿Hace cuanto que no le he escupido a alguien en la cara?

Me figuro que desde la última vez que alguien me escupió a mi.

En fin, cuantas sensaciones extremas se se pierden al crecer.

viernes, 3 de marzo de 2017

Ataduras

La correa del reloj , la del bolso, las de los zapatos, el cinturón, el cinturón de seguridad,  los tirantes.

Las pulseras, las correas de los perros, los anillos, las cadenas de la primer comunión, los cuarenta principales "en cadena", la cadena de la bici, la cadena de la moto. la cadena de producción...la cadena de producción.

jueves, 2 de marzo de 2017

Prestar atención



Voy como siempre caminando cuando reparo en lo bien traída que está esta expresión. La atención es algo que "se presta" que tiene un objetivo, un interés.

Levanto la cabeza y veo un perro que cruza la avenida hacia el parque donde paseo, va muy concentrado en los olores y muy serio, como si fuera un ejecutivo de nivel medio acudiendo a una importante reunión. Los animales desde luego prestan atención,

Veo después un cartón que da vueltas sobre si mismo cerca del Huerva y me pregunto si los objetos devuelven la mirada, como lo hacen los animales, por lo menos los objetos artísticos sí que lo hacen, no hay más que mirar un cuadro como el de la imagen.

Me parece a mi que las demás cosas, las no creadas por el ser humano, nos devuelven su propia energía, sumada a la que otras miradas, animales o humanas, pusieron antes en ellas.

Todo nos devuelve, de cierta manera, la atención prestada.







miércoles, 1 de marzo de 2017

Ancianos


Cuanta sapiencia atesoran los abuelos, pienso cuando veo a uno de ellos salir del edificio de la piscina cubierta y encender un cigarrillo mientras mira al cielo y le da una increíble calada que dejaría sin aliento al más pintado y expulsa luego el humo de su cuerpo  con inmensa satisfacción.

Un poco más tarde, sin embargo, mi fe en la tercera edad está a punto de derrumbarse cuando veo a una señora golpeando la puerta de "Bloody Mary Tatoo" en la que cuelga un gran cartel de "Vuelvo enseguida" ¿Qué le irá a preguntar la señora a la tatuadora? ¿Será una de esas ancianas que entra a los comercios a que le entretengan? ¿Le preguntará acaso si venden pinturas para los nietos mientras le enseña a su pobre víctima fotos del "Was" en el móvil?

Vencido por la curiosidad me paro a ver que se cuece y en ese momento llega la tatuadora con un café .
Comienzan a hablar y ante mi  asombro veo a la señora que se señala, mientras le habla a la chica, las cejas ¡claro! ¡cuánta sapiencia! la señora está harta de pintarse las cejas ya despobladas y busca muy acertádamente una solución de por vida.

Me ratifico entonces en mi primera impresión ¡cuanta sapiencia atesoran! y es que más sabe el viejo por viejo que por santo.



domingo, 26 de febrero de 2017

Pobreza y palabra.

No hay casi nadie tan pobre que le falten las palabras, o en su defecto que no tenga a nadie cerca que sepa decirlas, aunque sea sólo algo mejor que él mismo.

A veces la palabra es nuestro único asidero, después de ella sólo están el gemido, el llanto y el grito.

sábado, 25 de febrero de 2017

Arreglarse

Puede arreglarse a veces, si se quiere

Mirando dentro de uno y no del otro

Renunciando a la razón

Dejando que la lluvia caiga

Que el planeta gire, aquí, en la mente propia.

Puede arreglarse, a veces, si se quiere.

jueves, 23 de febrero de 2017

El punto medio

Me encuentro conmigo mismo en el punto medio;

Entre la delgadez extrema y la obesidad mórbida,

entre la salud y la locura,

entre la riqueza y la miseria,

entre el analfabetismo y la erudición

El punto medio: el mejor lugar para todo, según los griegos.

Es algo incómodo a veces, por decirlo de alguna manera. el punto medio:

El punto medio entre lo real y lo virtual y entre lo virtual y lo inexistente.

Todo lo anterior depende del punto de partida y del punto de vista desde donde se miren los extremos

del punto medio.

En eso consiste al fin y al cabo el estar vivo, o el estar a fin de cuentas, en el punto medio.

martes, 21 de febrero de 2017

Fondo

Todo sigue su curso como  en un disco de Frank Zappa

Aquí arriba o aquí abajo, como se quiera, para eso este es mi universo paralelo

Donde las aceras están bañadas con leche en polvo

El grito se eleva

Y mi ser se decanta y se posa en el fondo marino.

lunes, 20 de febrero de 2017

Salida

Preadultescentes gritando y no escuchando, ambas acciones son incompatibles. Buscan con ello atraer la atención y consiguen la desatención más absoluta.

Aumentan de nuevo el volumen de sus voces en una dinámica enferma y sobre todo ab-sorda.

Desoigo todo en un tiempo en el que el hartazgo es norma y toda oferta un chantaje.

Elijo entre calcetines y estrellas y escojo uno de cada.

Siempre subiendo y bajando en la noria de los días.

El alba es otro callejón sin salida.

domingo, 19 de febrero de 2017

A diario



Veo a diario gente que vive como si fueran moribundos llenos de morfina yendo y viniendo de un lado a otro sin llegar a ninguna parte.

Su forma de pensar es el enfado la segregación, siempre ajena, su meta reprimida.

Me dan ganas a veces de darles un puñetazo en la boca y después decirles " por fin" como haría siempre, por su propio bien, un maestro zen.

Busqueda


Comienza el día, comienza la búsqueda, la ropa, las cosas que meter en la bolsa para la calle y para el trabajo, la búsqueda de la hora, de la comida, de los recuerdos y los pensamientos.

De nada sirve esta búsqueda si al llegar a casa te sientes helado, si extravíáste tu sombra en el camino, si la soledad te encuentra en mitad de su rumbo, si al fin nadie te recalienta, aunque sea en el microondas, un poco el cuerpo, los pies y el corazón. Si no encuentras al fin y al cabo, al llegar a casa, como siempre durmiendo, a tu gato.


sábado, 18 de febrero de 2017

Estampas

Bajo una cuesta hacia la parada de autobús y veo sorprendido como una señora muy mayor empuja una silla de ruedas cuesta arriba, en la silla viaja un señor todavía más mayor,  la escena sería normal si no fuera porque la abuela en su esfuerzo, ha colgado el bolso en el cuello del abuelo utilizándolo como perchero. El señor no se lo toma a mal, todo lo contrario, le sujeta entre sus manos también el abrigo a su compañera.

En estas circunstancias de la vida los dos se ayudan, como siempre, de esto estoy seguro, como mejor pueden y eso desde luego se parece mucho al amor.

viernes, 17 de febrero de 2017

Perro, humano, sol y cepillo.


Veo en el río Huerva, en su ribera más soleada a un hombre que cepilla un perro mediano marrón claro y blanco que está sentado en un banco con la cabeza levantada hacia el Sol y que con los ojos cerrados disfruta del masaje.

El hombre lo cepilla cuidadosamente con una mano mientras le acaricia con la otra.

Veo la dignidad del perro y del hombre absortos en su ritual que está fuera del tiempo, en una imagen llena de belleza reparadora.

jueves, 16 de febrero de 2017

Hologramas

Una mujer tira al suelo un cigarro encendido sin darse cuenta de que ella misma lleva sandalias.

Varias personas se meten en el mismo bar que yo sin saludarme, pero no me hacen sentir que no estoy porque parecen hologramas.

Lo mismo ocurre con las personas que  más tarde se sientan en mi  banco del parque, lo que hace que me pregunte  no sin cierta ilusión ¿Soy acaso yo el holograma?


miércoles, 15 de febrero de 2017

Manto, red.



Oigo a unas señoras hablar de lo que le van a regalar a sus nietos por navidad. Sus hijos, los padres de los niños, les han prohibido que les compren más de una cosa "les estamos educando" les han dicho.

Puedo sentir todo ese manto protector sobre sobre esos niños en esta ocasión en forma de objetos y cuidados, de regalos que superan en mucho lo necesario.

Pienso que soy afortunado por haberlo tenido en su momento, por seguir teniéndolo hoy día y por poder formar parte de esa red de seguridad de los niños que hay a mi alrededor, que son pocos pero más que suficientes.

Los niños sufren en proporción mucho más que los adultos, no tienen los recursos para enfrentarse a las cosas y por eso hay que escucharles un poco más, todo lo que haga falta.

Ese es sin duda el mejor de los regalos, para cualquier niño, para cualquier persona.







martes, 14 de febrero de 2017

Barcos



Veo salir barcos del puerto, mastodónticos. Pienso en que el el mal del ser humano está a escala de los barcos, del tránsito de mercancías, del comercio mundial - ¿Acaso no es la el comercio nuestra más extensa creación?- y del daño que el ser humano hace,  no al planeta, que sobrevivirá sino a sus congéneres y a las demás criaturas vivientes.

El Planeta ha resistido a los dinosaurios y al impacto de meteoritos ¡Qué soberbios somos! Con nuestro mal sólo podemos acabar con nosotros mismos.

A media altura



Comienza el día y con él una nueva peregrinación hacia el refugio que es la noche, un eterno huir de la luz y de uno mismo a través de las imágenes contenidas en los libros, en la música, en los cuadros.

La vida se produce más o menos siempre a media altura, pero entonces aparece alguien que se eleva o que baja a lo profundo, se sale de lo corriente y le seguimos como si subir o bajar unos cuantos pisos fuera garantía de algo, y lo es, de hecho.

En esos pequeños viajes a veces nos hacemos daño pero lo volvemos a intentar, sin elección, sin poder evitarlo, porque está en nuestro instinto y sabemos que esa es la parte de la vida que hace que esta merezca la pena, que merezca la alegría y la pena de ser vivida.






lunes, 13 de febrero de 2017

Marché

Me marché para poder volver de nuevo al sol de invierno y a esta paz del que está exhausto y tranquilo por no tener ya fuerzas, ni objeto, ni sentido.

Puedo pasar las hojas, el viento y dejar que marchen todos mis pensamientos

domingo, 12 de febrero de 2017

A cubierto



Como si todavía te tuviera, desacompañado vuelvo en tren y ya en la estación me entretengo, no quiero llegar todavía a casa.

Tomo un autobús urbano que recorre las calles heladas y llenas de agua y de viento.

Cuando llego ya no estás de nuevo, echo de menos tus manos, tu aliento y me pongo a cubierto.

sábado, 11 de febrero de 2017

Otro sitio

Sábado por la mañana,un perro tira de una anciana paseándola no sin esfuerzo.

En la calle de al lado ya llueve.

Huyo de los bares con televisión, lo que ellos son yo ya lo tengo olvidando hace tiempo.

Siempre quise tener una cabina de ascensor antigua de madera con su banco tapizado y su escritorio y morir allí aislado leyendo, negando el mundo y su sufrimiento absurdo.

Vivimos en los grumos de la memoria.

Busco una biblioteca o una librería para agarrarme a un libro ardiendo.

Todo al final se reduce a estar siempre en otro sitio.

Antepasados



Venimos de la muerte, del deseo, de la violencia y del sexo
¿Quién no tiene un asesino en su larga lista de ancestros?

La humanidad nos precede con su bagaje de sueños y sangre

Es fácil caer por la pendiente, perder el equilibrio, lo difícil es entenderlo sobreponerse y existir para los otros cuando llegan sus malos momentos sin quedarse cortos y sin excesos.

Venimos de la muerte, del deseo, de la violencia y del sexo
¿Quién no tiene un asesino en su larga lista de ancestros?