miércoles, 31 de mayo de 2017

Basura espacial

Corría el año tres mil después de de Cristo y la moda funeraria consistía en enviar a los difuntos a descansar en paz en el espacio, así que pronto la órbita terrestre quedó cubierta de ataúdes espaciales.

Mientras tanto en La Tierra las plantas morían por falta de abono, el aire era duro y áspero.

Poco a poco el propio planeta fue menguando por la creciente exportación de materia prima. tanta, que pronto hubo cúmulos lo suficiéntemente grandes como para que se asentasen en ellos estaciones orbitales.

Fue así como el ser humano comenzó a habitar sobre su propia materia genética y por fin pudo descansar,  muerto o vivo, de su propia polución, en medio del negro y frío silencio espacial.



martes, 30 de mayo de 2017

Abismo generacional.

María se soltó de la mano de su madre y cruzó en rojo a la avenida a la carrera.

Por un segundo, que pareció durar  años, ambas quedaron separadas, no podían tocarse, ni oírse. ni siquiera verse.

Una nausea recorrió la garganta de la madre, moviéndose como si fuera un pájaro que se hubiera colado en su boca abierta,  y aleteara en su traquea, luchando por salir de nuevo por ella a la vida y al aire libre.

El semáforo le devolvió a la realidad poniéndose por fin en verde.

Al levantar la mirada la madre se vio a si misma al otro lado de la calle y la niña, al mirar hacia su madre,  vio que esta se había transformado en una anciana.









jueves, 18 de mayo de 2017

Repetición

La repetición, la práctica no es garantía de mejora,  y en contra de lo que se dice no es la clave del éxito, es sólo una trampa para echar la culpa al alumno, al aspirante.

En todo esto de la superación personal, se obvia la participación del receptor de esta mejora, que también tiene su papel en esta proceso, como poco, como evaluador.

No lo intentas lo suficiente, tus intentos son insuficientes, eres insuficiente. 

También sobre las carencias de los evaluadores se construye la suerte del mundo.

jueves, 11 de mayo de 2017

Billar


El agotamiento se adueña de los pequeños seres que habitan el mundo,

Los manatíes mueren de tristeza varados en las playas, que las acogen llenas de calor y de paz.

El planeta emite, como hacen las ballenas, un triste llanto de apego que escuchan a través de la lechosa luz de las estrellas, los satélites y los cometas.

Pronto llegará la ayuda, le consuelan los demás cuerpos celestes,

Será de nuevo en forma de meteorito,  como acostumbran a enviarla los dioses cuando juegan al billar con el Universo.


miércoles, 10 de mayo de 2017

Dentelladas

No piensan mojarse los pies nunca con la lluvia, con esos zapatillas de lona.

No creen que van a tener frío en los tobillos desnudos. No saben que el ser humano está allí fuera preparado para mordérselos y hacerles caer, para cubrirlos después de finas dentelladas.

La generación que viene se siente así de segura, tanto como siempre ha estado. Me alegro por ellos y espero equivocarme, por el bien de todos, y que los jóvenes tengan por una vez en la historia, toda la razón.



miércoles, 3 de mayo de 2017

Polillas

En mis sueños el agua en la ducha sobre mi cuerpo desnudo.

Respiro vapor de agua, las polillas anidan a través de él en mis pulmones  y van llenando con sus huevos y de tristeza mis bronquios y mis alveólos pulmonares.

Desde allí pasan a a la sangre e infectan todo mi ser, añadiendo peso a un cuerpo que ya no puedo levantar.

Poco a poco a través de la respiración lenta sosegada y llena de sueños de la noche, los insectos van saliendo de mi y anidan en las chaquetas y en las viejas mantas de lana, se llevan con ellas su polvo en las alas y sus pequeñas e hirientes lenguas.

Voy sintiéndome a cada paso más ligero mientras vacío sobre ellas y su prole una nube de insecticida y varias docenas de enormes bolas de alcanfor.

lunes, 1 de mayo de 2017

Oscuridad

La oscuridad está entre el agua y el lecho del río, quizá más abajo

Más abajo del ataúd, entre este y el núcleo de la Tierra que es incandescente, según dicen, pero también oscuro, pues entre él y la roca no hay espacio para que la luz pueda viajar ni verse reflejada.

Así, en el centro del planeta, habita la mayor oscuridad posible, la de una luz atrapada en su propia cámara mortuoria.